tesis/9_-glosario-y-bibliografia

Glosario

[Los nombres y términos indexados son señalados con un asterisco (*) la primera vez que aparecen en el cuerpo del texto]

 

Agustín, san (354 ‒ 430) es uno de los cuatro padres de la Iglesia Latina, autor una vasta obra escrita.  Nace en el en el seno de una la familia de pocos recursos en una pequeña ciudad interior de la actual Argelia, por entonces una rica provincia africana del Imperio Romano. Su madre es cristiana y su padre pagano. Estudia en Cartago donde convive con quien tiene un hijo, Adeodato. Después de una estadía en Roma y Milán se convierte al cristianismo e inicia una vida ascética. Tardíamente es ordenado sacerdote y luego nombrado obispo de Hipona, cargo que ocupa hasta el fin de sus días. Sus escritos mayores son Confesiones y La ciudad de Dios.

 Alejandría: ciudad y puerto al norte de Egipto en las costas del Mar Mediterráneo, fundada por Alejandro Magno en 332 a.C. Importante capital cultural durante la Antigüedad, famosa por su Biblioteca. En el 46 a.C. es tomada por los romanos, período durante el cual sufrió saqueos, revueltas y desastres. A partir de ese momento conviven ‒y confrontan‒ paganos, judíos y cristianos. Luego de largos años de decadencia, la ciudad cobra protagonismo durante las Cruzadas, gracias al comercio. En 1365 es saqueada por los cruzados y a partir de 1498 con la invasión turca inicia un nuevo declive.

Anacoresis: término de origen greco-cristiano que en sentido estricto significa “persona que vive en lugar solitario, entregada enteramente a la contemplación y a la penitencia” (Diccionario de la Real Academia Española).   

Antonio, san (251 ‒ 356): llamado El Ermitaño o El Egipcio, nace en Egipto en el seno de una familia cristiana de propietarios campesinos. Al morir sus padres distribuye sus bienes entre los pobres y se retira como ermitaño al desierto de Tebaida, aunque manteniendo contacto con las comunidades monásticas. En 311 viaja a Alejandría* a combatir al arrianismo. Se le atribuye la autoría de siete Cartas, su historia es conocida por la biografía que de él escribe san Atanasio, contemporáneo suyo

Arrio (256 ‒ 336): religioso alejandrino de origen libio, fundador de la doctrina cristiana que lleva su nombre, donde se sostiene que Jesús, el Hijo, posee una divinidad inferior a la de su creador, el Padre. Esta idea se contrapone a la consubstancialidad entre ambos, sostenida por la Iglesia oficial. Las posturas de Arrio lo llevaron a la excomunión en 319 y su doctrina fue condenada en el Concilio de Nicea (325) y luego en el Primer Concilio de Constantinopla (381). Pero habiendo ganado muchos adeptos, durante décadas se continuaron las disputas y, a pesar de las condenas, el arrianismo sobrevivió entre los pueblos godos y germánicos.

Arrianismo: (ver Arrio).

Ascesis: “Reglas y prácticas encaminadas a la liberación del espíritu y el logro de la virtud” (Diccionario de la Real Academia Española).

Atanasio, san (circa 295 ‒ 373): obispo de Alejandría, su vida religiosa estuvo signada por la controversia arriana, sufrió el destierro de su diócesis bajo Constantino y sus sucesores, que en parte cumplió en Roma y en el desierto de Egipto. Poco se sabe de su formación.  Al parecer fue más copto que griego. La mayor parte de su obra consistió en ataques al antiarriaismo: Contra los paganos, Sobre la encarnación del Verbo, Tres sermones contra los arrianos, Apología contra los arrianos, Apología al emperador Constantino, Apología sobre su fuga, etc. También son conocidas sus cartas pastorales y un tratado sobre la virginidad. Pero la más difundida es su Vida de san Antonio que consagró a este santo y fue fuente de inspiración para una vasta obra literaria y pictórica, vigente hasta nuestros días.

Baquiario (fines siglo IV – principios del V): Galicia, monje itinerante y uno de los primeros en la Península en dejar huella escrita. En sus viajes establece contacto entre Oriente y Occidente. Acusado de priscilianismo, se defiende de los cargos a través de su obra Libellus de Fide y es absuelto de condenas. Es autor de otras obras escritas.

Basilio de Cesárea (329 – 379 d. C): o Basilio el Magno, obispo y escritor monástico de la Iglesia bizantina. Nació en Cesárea, Capadocia, en el seno de una familia acomodada. Es uno de los cuatro Padres o doctores de la Iglesia católica griega. De joven se trasladó a Constantinopla y luego a Atenas, donde se formó bajo la influencia de Orígenes. Autor del Asceticon donde se regula sobre la vida monástica.

Benito de Nursia (480 ‒ 547): de familia noble, abandona sus estudios de filosofía en Roma para retirarse a vivir a una caverna en las montañas cercanas. Su fama de santo le suma discípulos con los que fundará varios monasterios a lo largo de su vida, entre ellos el de Montecassino donde terminará sus días. Benito es sobre todo conocido por su Regla monástica que se consagra como modelo oficial siglos después durante el Imperio Carolingio.

Besarión, Basilio (1403 ‒ 1472): Patriarca de la Iglesia Bizantina, nació y se educó en Constantinopla. En 1423 entró en la Oren de San Basilio. Ordenado sacerdote, luego fue abad de un monasterio basiliano y más tarde arzobispo en distintas sedes. Acompañó al Emperador Juan VIII a Italia en su intento de reunir a las Iglesias Ortodoxa y Romana. Fue co-redactor, del decreto de Florencia y Ferrara en defensa del fin del cisma. Tuvo una de las bibliotecas más grandes de su época y donó más de ochocientos códices griegos y bizantinos a la República de Venecia, actualmente en la Biblioteca Marciana. Defensor de Platón escribió In calumniatorem Platonis,entre otras obras y también tradujo textos de Aristóteles.

Brendano, san (484 ‒ 577): también san Borondón para los hispanos. Sacerdote irlandés oriundo de Kerry, llamado El viajero por sus largas travesías evangelizadoras por Gales, Escocia e Inglaterra, donde fundó celdas y monasterios, y también por playas remotas como las Canarias ‒y según la leyenda, aún Norteamérica‒ (cuenta también la leyenda que en una de sus travesías desembarcó en una isla desconocida, que al comenzar a moverse se reveló como el lomo de una criatura monstruosa. Diez siglos después, en tiempos del descubrimiento de las Islas Canarias, los marinos creen ver una que aparece y desaparece de forma misteriosa, a la que le identifican con la de la leyenda y bautizan como San Borondón. Cuando Magallanes recorre las costas de América del Sur, descubre una extensa bahía de donde supone que se había desprendido la legendaria isla, por lo cual bautiza al accidente como Bahía de Samborombón).

Caprasio (siglo IV): monje legendario sobre cuya existencia se tejen distintas versiones. Una sostiene que fue francés, oriundo de Agen, que se retiró para hacer vida de  anacoreta, y que al retornar a la ciudad fue martirizado por ser cristiano. Otra lo ubica como cuidador de cabras en Aragón, oficio de donde provendría su nombre. La versión castellana lo ubica como a un condenado por Dios por haber pecado con una joven pastora, cuyo castigo fue vagar por el mundo hasta encontrar el lugar donde erigir un monasterio y hacer penitencia, lo que finalmente ocurrió en Suellacabras. 

Casiano, Juan (360 – 435 d. C): monje asceta, teólogo y sacerdote. Nació en el seno de una familia ligada al poder romano, en la actual Dobrudja (Rumanía) y falleció en Marsella (Francia). Se formó como asceta en Belén y en el desierto de Egipto. Las persecuciones en el seno del cristianismo lo llevaron a Constantinopla y luego a Roma. Se instala más tarde en Marsella donde funda una abadía. Es conocido por sus escritos, los más difundidos son las Instituciones donde establece las obligaciones del monje y las Colaciones o Conferencias que tratan sobre la vida monacal y ascética.

Casiodoro (485 – circa 580): monje italiano, procede de una familia aristocrática de origen sirio, con fuerte presencia política en Italia. Cristiano de nacimiento es educado en artes liberales y gramática. Desarrolla una intensa carrera política desde su juventud. Funda el Monasterio de Vivarium donde se dedica a la producción literaria hasta el fin de sus días, dejando una extensa obra.

Catalina de Siena (1347 ‒ 1380): nació como Catalina Benincasa en el seno de una familia de la clase media-baja. Toma los hábitos dominicos y lleva una vida ascética, mortificando su cuerpo y ayunando. En sus Cartas relata sus encuentros visionarios con Cristo. En determinado momento comienza a redactar cartas a personas de todas las condiciones, incluidas las autoridades públicas, buscando la paz entre las repúblicas italianas y con el papado, entonces en Aviñón, propósito del que se ocupó personalmente ‒y logró‒ como embajadora. A parte de sus numerosas cartas, redactó Oraciones y su Diálogo de la Divina Providencia.

Cenobio: vocablo que designa a la comunidad de monjes, por oposición a la vida ermitaña o anacoresis. Significa “vida comunitaria” y proviene del griego κοινός (koinós) que significa “común” y βίος (bíos) “vida”.

Cenobita: monje que integra un cenobio.   

Cesáreo de Arlès (470 ‒ 542): de joven huye de su familia para iniciar la vida monástica en la Isla de Lerins (Marsella). De vuelta a Arlès es más tarde nombrado obispo a pesar de sus reticencias, cargo que asume  sin abandonar la vida ascética. Dedicó sus últimos años al monasterio femenino de San Juan, para el cual escribió la Regula ad virgines primera regla destinada a las mujeres reclusas. Es además autor de numerosos escritos.

Copto: término de origen griego que significa egipcio, adoptado luego por esta lengua, de la cual fue tomado más tarde por el castellano. De designar a los egipcios en general, pasó a usarse para nombrar a los egipcios convertidos al cristianismo a partir del siglo I. En la actualidad representan aproximadamente el diez por ciento de la población, y pertenecen a la Iglesia Ortodoxa.

Columba, san (521 – 597) o Columba de Iona o Saint Colm Cille, Columbkill o Columcille. Monje misionero gaélico que formó parte en la reintroducción del cristianismo y el monaquismo en Escocia durante la Edad Media, comenzando por la isla de Iona. Fundó varias iglesias y convirtió a la Abadía de Iona en una escuela para misioneros. En Irlanda fundó el monasterio de Durrow.

Dalmacia: provincia de la Antigua Roma desde 32 a.C.  Su nombre deriva de la tribu ilírica Dálmata. Hacia el siglo VI fue incorporada al Imperio Bizantino. Su territorio actualmente forma parte de Croacia, Montenegro y Bosnia y Hezergovina.

Delamare, Nicolas: (1639 ‒ 1723): magistrado francés, procurador y comisario de Justicia en París, designado por Luis XIV para investigar malversaciones de fondos reales; también para reprimir los levantamientos populares con motivo del aumento del precio de los granos. A instancias del Parlamento redacta su célebre Tratado de policía donde resume y reordena las funciones policiales requeridas por una metrópoli.

Egeria (segunda mitad del siglo IV): también llamada Eteria, Arteria o Geria.  Viajera y escritora nacida en Galicia, España. De buena educación y posición económica, sus travesías la llevaron entre 381 y 384 al Oriente Próximo. Siguiendo la Biblia, ecorrió los lugares santos en Egipto, Palestina, Siria, Mesopotamia, Asia Menor y Constantinopla.  Relata su viaje en el libro Itinerarium ad Loca Sancta.

Escete: comunidad anacoreta egipcia, cercana a la ciudad de Alejandría. Albergaba a unos 3.000 monjes y monjas, y era de las más populares y visitadas de Egipto. Se considera como su fundador a Ammon, pero su referente espiritual fue Macario el Egipcio.

Escoto, Juan Duns (1266 ‒ 1308): Filósofo y teólogo escocés ‒de ahí “escoto”‒ perteneciente a la orden franciscana. Estudió en Cambridge, Oxford y Paris, y fue  profesor en las dos últimas universidades. Fue también ordenado sacerdote. Como teólogo defendió la humanidad de Cristo. Entre sus obras destacan la Ordinatio (Opus oxoniense) y Reportata parisiensa, además del Tratado del Primer Principio.

Eugendo (449 – 510): a los siete años fue internado en un monasterio para ser educado.  Llevó una vida de gran austeridad, negándose a ser ordenado sacerdote. Fue abad del monasterio de Condat, en Jura, donde reconstruyó el monasterio luego de que fuera quemado.

Francisco de Asís (1182 – 1226): fundador de la orden franciscana. Hijo de un rico mercader llamado, de joven llevó una vida mundana ganándose fama en su ciudad. Tras estar en prisión por participar en un altercado, y aquejado por una enfermedad, decide dedicarse al apostolado y servir a los pobres. Renunció públicamente a los bienes de su padre para vivir como ermitaño. Predicó la pobreza y la vida sencilla basada en los ideales de los Evangelios. Con el tiempo aumenta el número de sus adeptos y forma orden religiosa que lleva su nombre. Con la colaboración de santa Clara fundó la rama femenina de su orden, que recibió el nombre de clarisas. Compuso el Cántico de las criaturas o Cántico del hermano sol, que influyó en la poesía mística española.

Fructuoso de Braga (circa 600 – 665): monje godo que fue obispo de Braga. Huérfano de padres, es educado por el obispo de Palencia, para retirarse en la adolescencia a vivir en un cenobio. Su fama de hombre santo convocó a seguidores con quienes funda un primer monasterio, al que le siguen dos más, regidos por reglas que él mismo redacta: la Regula Monachorum y la Regula Monastica Communis.

Galo, san (550 – 646): también llamado Gall, Gallen o Gallus, fue un misionero irlandés, discípulo y acompañante de Colombano de Lexehuil en sus viajes evangélicos. Se instaló como monje ermitaño en las montañas suizas. A su muerte se erigió ahí un oratorio, que con el tiempo devendría en la imponente Abadía de San Gallus, centro cultural durante la edad Media.

Gregorio I (540 – 604): o San Gregorio Magno. Fue el sexagésimo cuarto Papa de la Iglesia Católica y uno de los cuatro Padres de la Iglesia latina, autor de varios textos litúrgicos, fue proclamado Doctor de la Iglesia en 1295. Proveniente de una rica familia patricia romana, llegó a ser prefecto de Roma, máximo cargo civil de la época, al cual renuncia para dedicarse a su vocación religiosa. Convierte su morada en un monasterio y luego funda seis monasterios más con la fortuna familiar.

Gregorio de Nisa (circa 330 ‒ circa 400): también conocido como Gregorio Niseno. Oriundo de Capadocia (actual Turquía), hermano de san Basilio de Cesárea casado de joven con Teosebia. Fue obispo de Nisa y es uno de los Padres de la Iglesia Oriental, y santo de la Iglesia Católica. Teólogo, versado en gramática y retórica, mantuvo grandes disputas con el arrianismo. Autor de numerosos textos.

Gregorio Nacianceno (329 ‒ 389): oriundo de Nacianzo, Capadocia, fue arzobispo de Constantinopla, y junto con Basilio de Cesárea y Gregorio de Nisa, uno de los tres grandes Padres o teólogos capadocios. Es santo de la Iglesia católica y de la ortodoxa, autor de numerosas obras. Luego de una breve vida ascética, es consagrado sacerdote y luego nombrado obispo de Cesárea de Capadocia. Al fallecer sus padres dona la mayoría de sus bienes y se dedica a una vida austera en el monasterio de Sana Tecla.

Hilarión de Gaza (291 – 371): nativo de Gaza (hoy en Palestina), de familia acaudalada y pagana, estudió en Alejandría donde tomó contacto con la comunidad cristiana se bautiza y conoce a Antonio El Ermitaño. Dona sus bienes a los pobres y se retira a la vida eremítica en el desierto. Luego se traslada a Sicilia y Chipre donde fallece. Se lo considera fundador de la vida anacorética en Palestina.

Honorato de Arlés (circa 350 ‒ 429): santo de las Iglesias Católica y Ortodoxa, originario de la Provenza francesa. En su peregrinación a Grecia se contactó con monjes anacoretas y a su retorno abraza ese modo de vida, retirándose a la isla que lleva su nombre (frente a Cannes) donde funda el Monasterio de Lerins, importante centro cultural y religioso. Murió poco después de se nombrado arzobispo de Arlés.

Huss, Juan (1370 ‒ 1415): originario de la aldea Husinetz, del Sur de Bohemia, de la cual toma su apellido. De familia pobre, se ganó la vida cantando en el coro de la iglesia y luego siguió estudios superiores en Praga. En 1400 es ordenado sacerdote, luego nombrado Decano de la Facultad de Filosofía cuando la Reforma, con la filosofía de Wiclef había ganado lugar en la Universidad de Praga. Huss criticó violentamente en el púlpito y en la cátedra el tráfico de indulgencias, los defectos de la clerecía y la conducta del papado, con lo cual se ganó la excomunión y fue entregado a la justicia secular que lo condenó a la hoguera. Su tratado De Ecclesia sigue la obra del mismo nombre de Wiclef, aunque su crítica contra Roma es más moderada.

Jerónimo, san (circa 340 – 420): también Jerónimo de Estridón. Uno de los cuatro Padres latinos. Tradujo la Biblia del hebreo y el griego al latín. Su Vulgata, que le llevó 23 años, fue el texto bíblico oficial de la Iglesia Católica hasta 1979. Tras un breve período de ascetismo en el desierto, fue secretario del Papa san Dámaso, luego consagrado sacerdote en Roma, se traslada a Belén donde vive en una gruta sus últimos 35 años. Allí funda cuatro monasterios y un Hospital de peregrinos.

Juan, san (6 d.C. – 101 d.C.): nace en una familia judía de pescadores de Galilea. Es el apóstol más joven de Jesús y el último en morir. Autor del Apocalipsis, la tradición le otorga también la autoría del Evangelio según san Juan. Es considerado el más poético y conceptual de los cuatro evangelistas del Nuevo Testamento. Sufre persecuciones y destierro por parte del Imperio Romano, pero se salva del martirio.

Jura: Departamento del Este francés que debe su nombre a la cadena de montañas que lo atraviesa del noreste al suroeste. Su capital es Lons-le-Saunier.

Justi, Johann, von (1705 ‒ 1771): Economista y político alemán. Creía en la iniciativa individual dentro de una cierta competencia y apoyaba el respeto irrestricto a la propiedad privada, admitiendo, no obstante, la supremacía del Estado sobre la sociedad y la economía. En términos políticos, sostenía la necesidad de crear monarquías modernas y económicamente prósperas, basadas en la tecnificación productiva y el comercio, lo que lo convierte en uno de los más tempranos pensadores del capitalismo moderno. Su vida transcurrió en Europa, viajando por muchas ciudades de Alemania, Dinamarca y Prusia. Es autor de Tratado sistemático de las ciencias económicas y comerciales (1755) y Hacienda pública (1766), así como de numerosos escritos sobre filosofía, literatura, tecnología, etc.

Laura: tipo de monasterio propio de Palestina, cuyo nombre deriva del término que en griego designa al accidente geográfico tipo “desfiladero” o “barranco”. Su nombre alude a los lugares inhóspitos elegidos por los monjes palestinos para aislarse del mundo. Los edificios comunes están por lo general apoyados sobre la ladera, o directamente excavados en ella. A veces las celdas consisten en simples grietas en la roca.

Lucas, san (¿? – circa 84 d.C.): nace en Antioquía, Siria, en el seno de una familia pagana, donde recibe una educación letrada, griega. Médico e historiador, se le atribuye la autoría de El evangelio según San Lucas. Alrededor del año 40 se convierte al cristianismo a instancias de san Pablo. No conoce a Jesús, pero relata su infancia ‒según la tradición‒ de boca de María, su madre, a quien conoció en persona. Viaja en misión evangélica por diversas naciones. Muere martirizado.

Lupicino o san Lupo (¿? – 480) monje de carácter austero y duro. De familia cristiana, hermano y discípulo de san Romano, quien vivía en el desierto, se retira a vivir con él en la región del monte Jura*, donde su fama atrae diversos visitantes. Juntos fundarán allí el monasterio de Condat (luego Abadía de Condat, de San Oyend y finalmente, de San Claudio). Luego fundan el monasterio de Laucone. A la muerte de Romano será abad de ambas casas.

Maniqueísmo: religión universalista fundada por el sabio persa Mani o Manes (circa 215-276) en Babilonia, quien se decía el último de los profetas de Dios. El maniqueísmo ‒difundido en los imperios Romano y Parto durante la Antigüedad, así como por el mundo islámico, Asia y China‒ pretende ser la única religión verdadera y definitiva, negando todas las otras. Sus miembros se dividían en elegidos y oyentes. Los primeros dedicaban su tiempo a orar, eran vegetarianos y célibes. Los oyentes servían a los elegidos y podían contraer matrimonio; esperaban reencarnar en elegidos luego de morir. Su radical distinción entre la Luz ‒el bien‒ y las Tinieblas ‒el mal‒ le valió la calificación de religión dualista. La Luz se alcanza rechazando la materia, para lo cual se debe vivir de manera ascética.

Marcos, san (¿? – 68 d.C.): nace en Jerusalén. Se lo considera autor del segundo evangelio o Evangelio según san Marcos, que escribe en griego, y según la tradición, a partir de los comentarios y enseñanzas de san Pedro, con quien mantiene estrecha relación. Es martirizado y muerto en su propia iglesia, en Alejandría, donde está sepultado.

Martín de Dumio o de Braga (circa 515 ‒ 580): obispo, teólogo y escritor eclesiástico hispano católico. Nace en el seno de una familia acomodada de la provincia romana de Panonia (hoy Hungría). Viaja a Palestina donde toma contacto con el movimiento monástico. Luego se traslada al Reino de los Suevos, de raíz arriana donde trabaja largo tiempo como monje y presbítero. En Braga, Portugal, funda el Monasterio de Dumio, importante centro cultural del norte de la península ibérica. Hacia 556 es nombrado obispo de de Dumio. Es uno de los hombres letrados más importantes de la época, autor de numerosos escritos.

Martín de Tours: (316 – 397): nacido en Hungría, se educa en Pavía e ingresa a la guardia imperial romana, en la que sirvió hasta el año 356, en Francia y en la Galia. Se aleja de la milicia e inicio una vida eremítica en una pequeña isla, y luego en Poitiers. Más tarde es nombrado Obispo de Tours. Funda varios monasterios (Ligugé, Marmoutiers).

Mateo, san (¿? – 74 d.C.): nace en Etiopía en una familia judía perteneciente al bajo funcionariado del Imperio. Es elegido por Jesús como uno de sus doce apóstoles. Se lo considera autor del primer evangelio ‒el Evangelio según san Mateo‒ escrito en arameo. Luego de la muerte de Jesús predica en Judea, para luego viajar por diversas naciones bárbaras. Es muerto en el interior de una iglesia.

Melania la Joven: hija de un senador romano y nieta de Melania la Vieja. Educada de manera culta, se cría en un ambiente suntuoso. Su padre la obliga a casarse para impedir su devoción cristiana, tendrá dos hijos que morirán a poco nacer. Junto con su esposo se despojan de todos los bienes para llevar una vida austera y de oración. Con las invasiones bárbaras huyen a Sicilia y luego al África, donde contactan a san Agustín. En Egipto, luego de breves intercambios con diversos anacoretas, fundan dos monasterios.

Melania la Vieja: (341 ‒ ¿?): dama patricia, esposa del prefecto de Roma. A la edad de 22 años, luego de enviudar y perder a dos de sus hijos, se traslada a Alejandría y luego, exiliada por los arrianos, a Jerusalén donde funda dos monasterios femeninos.

Mesrob Mashtots (362 – 440) lingüista, monje y teólogo cristiano de la Iglesia armenia. De educación liberal, versado en varios idiomas, fue un promotor de la cultura de su nación, autor de una vasta obra e inventor del alfabeto armenio ‒junto con san Sahak‒ idioma al que tradujo la Biblia. Fue secretario del Rey Cosroes III y canonizado como santo.

Mesalianismo: (nombre derivado de un término siríaco que significa orantes) movimiento cristiano ascético, de origen sirio y de naturaleza carismática, con influencia o similitud con las prácticas hindúes pre-cristianas. Sus cultores se interesaban en experiencias sobrenaturales como las visiones, locuciones interiores, etc., y rechazaban a las instituciones cristianas oficiales –liturgia, sacramentos, ordenación‒. El movimiento fue condenado y perseguido por su carácter extremo y la rareza de sus prácticas.

Occam, Guillermo de (1280 ‒ 1349): fraile franciscano y filósofo  inglés fundador de la escuela nominalista. Estudió en la Universidad de Oxford. El carácter innovador de sus enseñanzas lo puso en conflicto con la Iglesia, lo que le costó la excomunión. Su filosofía nominalista parte de la crítica al racionalismo y a los conceptos universales: todo conocimiento está basado en la lógica. Según la navaja de Occam no deben multiplicarse inútilmente los entes creando conceptos abstractos que no procedan de la experiencia. Con su postura se inicia la separación entre Teología y Filosofía. Propone también la separación entre la Iglesia y los poderes temporales, y niega la infalibilidad de los papas. Juan XXII condenó como heréticas muchas de sus doctrinas, incluida su defensa de la pobreza como exponente del espiritualismo franciscano. Hasta su muerte mantuvo la polémica con el papado. 

Orígenes: (185 – 254): oriundo de Alejandría, Padre de la Iglesia, exégeta erudito. Junto con San Agustín y Santo Tomás es considerado uno de los tres pilares de la teología cristiana. Fue director de la Escuela Teológica de Alejandría. Pasó los últimos 20 años de su vida en Palestina y viajando por el Imperio Romano. En el 250 fue encarcelado durante las persecuciones emprendidas por el emperador Decio. Sometido a torturas  murió cuatro años después como consecuencia del maltrato sufrido. La mayor parte de su producción literaria se ha perdido a causa de las violentas polémicas que se encendieron en torno a su ortodoxia.

Pablo de Tarso, san (5/10 ‒ 67 d. C.): o san Pablo, hijo de hebreos, nació con el nombre de Saulo en Tarso (actual Turquía) y falleció en Roma. Es conocido como uno de los principales apóstoles cristianos, aunque sin integrar el grupo de los doce convocados por Jesús, pues nació después de su muerte. Hombre culto, educado en la tradición judía y ferviente anticristiano, relata la hagiografía que en el camino a Damasco se le apareció Jesús, tras lo cual se convierte a su fe. Como apóstol Chipre, Galacia (actual Turquía), Siria, Macedonia, Atenas, Corinto y Éfeso. Es perseguido y encarcelado por el Imperio, para finalmente morir por decapitación en Roma, en el contexto de las persecuciones de Nerón.

Pacomio, san (287 ‒ 346): nace en el Alto Egipto en un hogar campesino. Se lo considera fundador de la vida monástica organizada en comunidad. Cuando es reclutado en una leva para el servicio militar romano, toma contacto con unos cristianos que atienden prisioneros y queda tocado por la acción caritativa que realizan. Liberado del servicio, se convierte a la fe y comienza una práctica de ascetismo solitario. Funda luego una comunidad que fracasa por razones de disciplina, pero tiene éxito con una segunda experiencia, más ordenada, que se sigue de la fundación en vida suya de una decena de establecimientos. Escribe en copto una regla monástica, considerada la más antigua, que es luego traducida al latín por san Jerónimo, hecho que facilitó su difusión.

Padres de la Iglesia: la Iglesia Católica concede el título de Padres de la Iglesia originalmente a ocho doctores, cuatro de Occidente ‒san Agustín*, san Ambrosio, san Gregorio Magno y san Jerónimo‒ proclamados como tales en 1298 y cuatro de Oriente ‒san Atanasio, san Juan Crisóstomo, san Basilio Magno y san Gregorio Nacianceno‒ declarados doctores en 1568. El título supone un reconocimiento a la tarea fundacional de haber sentado las bases de la doctrina, sea a través de los escritos o de la acción pastoral.

Padres del desierto: también llamados Padres del Yermo o Padres de la Tebaida, nombre con el que se conoce a los monjes, anacoretas y eremitas que abandonaron las ciudades del Imperio Romano, tras el fin de la paz constantiniana, para dirigirse a la soledad de los desiertos de Egipto y Siria. Los padres (abba) buscaban en la vida ascética del desierto la paz interior para reunirse con Dios. Tuvieron numerosos discípulos durante la Edad Media. Los documentos más importantes que registran este fenómeno son la Vida de San Antonio y la Historia Lausaiaca.

Patermucio (¿? ‒ 363): monje y luego abad, muere quemado vivo en Alejandría durante las persecuciones romanas contra los cristianos en tiempos de Juliano El Apóstata (361-363).

Patricio, san (circa 385 ‒ 461): nace en Escocia con el nombre de Maewyn, hijo de un oficial al servicio de Roma, fue un misionero cristiano. Fue predicador y religioso en Britania, es considerado el introductor de la religión cristiana en la isla, y es santo patrono de Irlanda. A la edad de 16 años fue secuestrado por bandidos irlandeses, que lo vendieron como esclavo. Luego de 6 años logra escapar, vive algunos años en Francia y luego decide volver Irlanda para su tarea evangélica, donde funda el monasterio de Saúl. Su imagen se asocia con el trébol debido a que lo usó como metáfora para explicar la Santísima Trinidad.

Paula (347 – 404): hija de una de una rica familia senatoria. Pasa gran parte de su vida rodeada de lujos y al enviuda se consagra a la vida austera despojándose de todos sus bienes. Al conocer a San Jerónimo, se convierte en su discípula. Viaja con su hija a Chipre, Antioquia, Palestina, Egipto y finalmente, Belén, donde queda funda un monasterio para mujeres, en el cual se recluye.

Plotino (205 – 270): filósofo griego, considerado fundador del neoplatonismo. En su juventud ingresa al círculo de Ammonio. Participa también de las conquistas de territorios persas, y se interesa su filosofía y en la hindú. Hacia 244 abre una escuela de filosofía en Roma, que adquiere gran prestigio. Heredero de la filosofía de Platón, escribe sus conocidas Eneadas, obra clásica de la Antigüedad donde combina la metafísica con aristas místicas.

Politeia: término utilizado en la Grecia Clásica, derivado del término polis, para denominar la forma en que una polis es gobernada. La equivalencia más cercana es el término constitución, aunque la politeia no necesariamente es escrita). En los textos sobre el monaquismo el término refiere a la forma de organización de los monjes, habiendo tantas de ellas como interpretaciones de los textos bíblicos se hayan hecho.

Prisciliano (circa 340 – 385): monje hispano, proveniente de una familia senatorial romana, luego obispo hispano y fundador del priscilianismo, corriente que recupera creencias paganas de la Península. Funda en Burdeos una comunidad de tendencia rigorista. Sus ideas de austeridad y pobreza tuvieron particular impacto entre las mujeres y los sectores populares, por su rechazo al estado imperial romano y la denuncia a la corrupción de la jerarquía eclesiástica. Acusado de herejía es ajusticiado por el gobierno secular por orden de la Iglesia Católica.

Provenza: antigua provincia romana del sudeste de Francia, donde tienen origen la lengua y la literatura provenzal.

Román, san, o Romano (circa 400 ‒ 463): abad de Condat (hoy San Claudio, en Jura, Francia). De familia cristiana, a los 35 años se retira a vivir en forma eremítica en la solitaria zona del Condat Es seguido al poco tiempo por su hermano Lupicino. Allí fundarán varios monasterios, los de Condat, Lauconne, La Balme (para mujeres) y Romainmotier, que dirigieron el resto de sus vidas. Es consagrado sacerdote. A su muerte es enterrado en el monasterio de Lauconne, dirigido por Lupicino.

Rufino de Aquilea: (circa 340 – 411): monje, escritor y exégeta cristiano de la Antigüedad. Desarrolló su educación en Roma y allí conoció a San Jerónimo. Es bautizado luego de recibir educación cristiana. Viajó por Egipto y Palestina junto a Melania. En 380 ingresa en un monasterio del Monte de los Olivos. Es ordenado sacerdote y retorna a Occidente donde publica su traducción de los escritos de Orígenes. A quien conoció en vida.

Sahak Partev (348 – 439): o san Sahak o Isaac de Armenia. Lingüista, monje y teólogo cristiano de la Iglesia armenia Nació en Cesárea en el seno de una influyente familia cristiana y se formó en su ciudad, así como en Alejandría y Constantinopla. Conocedor del persa, el griego y el sirio, fue coautor junto con san Mesrob del alfabeto armenio. Autor y traductor de numerosos textos, fue también un importante promotor de la cultura y de la liturgia en idioma armenio, además de participar en la vida política de su época.

Shenute (circa 360 ‒ 466): fue abad del Monasterio Blanco de Atripé (Athribis) en el Alto Egipto, que llegó a contar con más de 4.000 monjes y a ser un gran emporio económico, religioso y político, con pueblos enteros dentro de él.  Se lo considera como un importante escritor cristiano de la Iglesia Copta, con centenares de cartas y sermones dedicados a la vida monástica y al combate de las ideas paganas y las herejías. Se le adjudica la edad de 118 años al momento de fallecer.

Simeón el Estilita (390 – 459 d. C.): asceta sirio cuyo apelativo deriva de su práctica consistente en vivir en lo alto de una columna (stylos). Ingresa a la edad de 15 años en un monasterio de donde es luego expulsado por su extremismo penitente. Para garantizarse el aislamiento se hizo construir una columna de piedra (algunos autores hablan de diecisiete metros) sobre la cual habitó durante años. En vida convocó a numerosos peregrinos y curiosos. A su muerte se construyó un monasterio junto a su columna. Un curioso film de Luis Buñuel, Simón del desierto, da cuenta de su vida.

Teodosio el Cenobita (423 ‒ 529): proveniente de una familia de Capadocia (actual Turquía) de origen senatorial. Se inicia en el monaquismo como anacoreta a instancias de Simeón el Estilita para luego fundar un monasterio en Palestina que también era hospital de enfermos.

Teodoreto de Ciro (393 – 466 d. C.): monje, obispo y teólogo, nace en Antioquía, en el seno de una familia cristiana pudiente y fallece en Ciro, Siria, en donde fue obispo. Recibió una importante educación académica pagana y fue uno de los principales escritores de la Iglesia oriental, con influencias neoplatónicas y mesalianas. Participó en los debates y concilios de la época. Conocedor del pensamiento helénico, escribió también sobre Medicina.

Teodoro Gaza (1411 ‒ 1475): traductor de obras griegas, protegido del Cardenal Basilio Bessarion, se le debe la traducción de obras de Aristóteles y Teofrasto, entre otras. Fue abad de San Juan de Piro.

Tomás de Aquino (1224 ‒ 1274) teólogo y filósofo italiano, hijo de una influyente familia aristocrática de Italia meridional. Estudió en Montecasino en cuyo monasterio benedictino se inició en la carrera religiosa. Luego estudió Artes y Teología en Nápoles, donde entró en contacto con la Orden de los Hermanos Predicadores, a la cual quiso ingresar pero su familia se lo impidió, deteniéndolo por la fuerza en el castillo de Santo Giovanni durante un año. Luego se le permitió ir a estudiar teología a París. Tras doctorarse ocupó una de las cátedras reservadas a los dominicos, tarea que compatibilizó con la redacción de sus primeras obras, en las cuales empezó a alejarse de la teología de san Agustín. Escribió varios comentarios filosóficos, la Suma contra los gentiles, y su obra capital, la Suma Teológica.

Turquet de Mayerne, Théodore (1573 – 1655): de origen suizo, fue médico de los reyes de Inglaterra y Francia. Hizo avances en la teoría de Paracelso sobre el uso de remedios químicos. De joven estudia en Ginebra y más tarde en la Universidad de Heidelberg. Luego estudia Medicina en Montpellier.

Wycliffe, John (1328 ‒ 1384): nació en Inglaterra y estudió en la universidad de Oxford, donde comenzó a hacerse famoso por su erudición y sus opiniones radicales. Sostenía la separación entre los poderes de la Iglesia y del Estado, el cual tenía derecho a quitarle a la Iglesia sus propiedades cuando no desempeñaba su cargo conforme a la Biblia. Consideraba que la única ley de la Iglesia es la Biblia y su única cabeza, Cristo; que la iglesia consiste en sus miembros y no en su clero, con lo cual todos los creyentes son sacerdotes, con derecho a leer la Biblia en su propio idioma e interpretarla por si mismos.

 

 

Bibliografía

Adiar, Peter, The Holy Ghost People, Estados Unidos, 1967.

Agamben, Giorgio, Che cos’è un dispositivo? Roma: nottetempo, 2006.

Agustín, san, Confesiones, Madrid: Imprenta de Don Ramón Verges, 1824 [400] (traducción del latín de E. Zeballos).

Álvarez Velasco, Ramón, OSB, Pacomio, Reglas monásticas. Burgos, Scriptorium silense, 2004.

Anquetil-Duperron, A., Zend-Avesta, ouvrage de Zoroastre, avec une vie de Zoroastre, un commentaire et des études sur les usages civils et religieux des Parsis et sur le cérémonial des livres Zends, Paris, M. Lambert, 1771 , 3 vol.

Antonio, san, « Cartas », Documenta Catholica Omnia”, disponible desde:    http://www.documentacatholicaomnia.eu/04z/z_0250-0356__Antonius._Abba__Cartas_de_San_Antonio_Abad__ES.pdf.html 

Ardoino, Jacques, “Prefacio. El deseo y la institución”, en George Lapassade Socioanálisis y potencial humano, Barcelona, Gedisa, 1980 [1975], pp. 9-21.

Arendt, Hanna, La Condición Humana. Barcelona: Paidós, 1996.

Aristóteles, Constitución de los atenienses, Madrid, Abada Editores.

Aristóteles, Política. Madrid: Orbis, vol. I.

Aristóteles, Ética a Nicómaco. Madrid: Orbis, vol. II.

Attali, Jacques, El orden caníbal, Buenos Aires, Planeta, 1981 [1979]

Atanasio, san, “Vida de san Antonio”, en  Cuadernos Monásticos, año 10, número 33-34, 1975, pp. 171-234.

Augustin, saint, « Le travail des moines », Ouvres complètes, Paris : Louis Vivès, 1870, t. XXII (traducido al francés por H. Barreau)

Augustin, saint, « Les rétractations », Œuvres complètes, Louis Vivès, 1870, t. II (traducción al francés de H. Barreau).

Auboin, M.,  Teyssier, A. y Tulard, J., Histoire et dictionnaire de la police. Paris : Robert Laffont, 2005. 

Austin, Michel y Vidal Naquet, Pierre, Economía y Sociedad en la Antigua Grecia, Barcelona, Paidós, 1986.

Bacht, H., «La loi du retour aux sources (De quelques aspects de l’idéal monastique pacômien)», Revue Mabillon, 51 (1961).

Barbero de Aguilera, A., “El priscilianismo ¿herejía o movimiento social?”, Cuadernos de Historia de España, XXXVII-XXXVIII, 1963, pp. 5-41.

Basilio, san, Regla [Compendio de la regla de nuestro padre san Basilio Magno, arzobispo de Cesárea de Capadocia, patriarca de las religiones: recopilada por el cardenal Besarion Nisseno, por mandato del Papa Eugenio IV: con el modo de dar hábito y profesión, y la instrucción de novicios. Madrid: Imprenta M. Ruiz de Murga, 1699].

Bauman, Zygmunt, Ética posmoderna. Buenos Aires: Siglo XXI, 2004 [1993].

Beausobre, Isaac de, Histoire critique de Manichée et du manichéisme, Amsterdam, J. F. Bernard, 1734 et 1739, 2 vols.

Benéitez, Benita, “La ciudadanía de la democracia ateniense”. Foro Interno, 2005, 5, 37-58, Consultado 01/05/10. Disponible desde:

http://revistas.ucm.es/cps/15784576/articulos/ FOIN0505110037A.PDF

Benito de Nursia, Regla, Madrid: Biblioteca de autores cristianos, 2000.

Bentham, Jeremy, El Panóptico, Buenos Aires, Quadrata, 2004 [1786-1791].

Benveniste, Émile, Le vocabulaire des institutions indo-européennes, vol. I, Paris: Minuit, 2003 [1966] y vol. II, 2001 [1974].

Berger de Xivrey, J., Traditions tératologiques, ou Récits de l'Antiquité et du Moyen Âge en Occident sur quelques points de la fable, du merveilleux et de l'histoire naturelle, Paris, Imprimerie royale, 1836.

Blázquez, José María, “Prisciliano y el priscilianismo”, Monografías de Los Cuadernos del Norte, Oviedo 1982, 47-52. 

Boaistuau, P., Histoires prodigieuses les plus mémorables qui aient été observées depuis la nativité de Jésus-Christ jusqu'à notre siècle, Paris, Annet Brière, 1560.

Boletín Oficial. Resolución 1141/2007 - Ministerio del Interior - Fuerzas de Seguridad - Preparación física de los aspirantes a ingresar a las fuerzas de seguridad nacionales - Garantizar el impedimento de cualquier práctica abusiva, arbitraria o discriminatoria, física o moral, que represente un menoscabo al respeto de los derechos humanos. 29/5/2007

Borges, Jorge Luis, Prólogos con un prólogo de prólogos. Madrid: Alianza, 1998.

Bourdieu, Pierre y Wacquant, Loïc, “El propósito de la sociología reflexiva (Seminario de Chicago)”, en P. Bourdieu y L. Wacquant, Una invitación a la sociología reflexiva, Buenos Aires: Siglo XXI, 2005 [1992].

Boussanelle, Louis de, Le Bon militaire, Paris : La Combre, 1770.

Brown, Peter, El mundo en la Antigüedad Tardía. Madrid: Taurus, 1989.

Burnouf, E., Commentaire sur le Yaçna, l'un des livres religieux des Perses, Paris : Imprimerie royale, 1833.

Burnouf, E., Introduction à l'histoire du bouddhisme indien, Paris, Imprimerie royale, 1844.

Calvino, Juan, Institución de la religión cristiana, ed. L. de Usoz y Río, 1858 [1597], disponible desde http://www.iglesiareformada.com/Calvino_Institucion.html 

Capel, H., 2001, “Los ingenieros militares y su actuación en Canarias”, en Actuación de los Ingenieros Militares en Canarias, siglos XVI al XX. Santa Cruz de Tenerife: Centro de Historia y Cultura de la Zona Militar de Canarias / Universidad de La Laguna. Disponible desde www.ub.es/geocrit/sv-80.htm

Cassien, Jean, « Institutions cénobitiques » (traducción del latín por Jean-Claude Guy), Sources chrétiennes, núm. 109, Paris : Cerf, octubre 2001.

Castro Pérez, Candelaria; Calvo Cruz, Mercedes y Granado Suárez, Sonia, “Las cofradías en la institución parroquial, siglos XVII-XVIII. Una aplicación al señorío episcopal de la Villa de Agüimes, Canarias (España)”, en  Procesos Históricos, Universidad de Los Andes, año 7, nro. 13, primer semestre 2008, ISSN1690-4818. Disponible desde

ttp://biblioteca.universia.net/html_bura/ficha/params/title/cofradias-institucion-parroquial-siglos-xvii-xviii-aplicacion-se%C3%B1orio-episcopal-villa/id/44746599.html

Casillas, Juan Miguel y Fornis, César, “La comida en común espartana como mecanismo de diferenciación e integración social”, en  Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, H. Antigua, t. 7, 1994, págs. 65-83, disponible desde http://e-spacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:ETFSerie2-02E22CCD-F3A7-88B1-DD44-ED01 D78D74B1&dsID=PDF, consultado 10/04/10.

Castoriadis, Cornelius, La institución imaginaria de la sociedad. Tomo I, Barcelona: Tusquets, 1983 [1975].

Castoriadis, Cornelius, Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto. Barcelona: Gedisa, 1988 [1986].

Castoriadis, Cornelius, “La polis griega y la creación de la democracia”, en C. Castoriadis, Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto. Barcelona: Gedisa 1988 [1986], pp. 97-131.

Castro, Edgardo, El vocabulario de Michel Foucault, Buenos Aires, Prometeo, 2004.

Chadwick, Henry, Prisciliano de Ávila, Madrid, Espasa-Calpe, 1978.

Chanfón Olmos, Carlos, “El Plano de Sankt Gallen”, en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, nro. 14, 2001, ISSN 0185-1276, disponible desde:

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo? codigo= 235360

Clarke, W. K. L., Saint Basil the Great, a Study in Monasticism, Cambridge, University Press, 1913.

Colombás, García María, OSB, El Monacato Primitivo, Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 2004 [1974].

Collins, Roger, La Europa de la Alta Edad Media. Madrid: Alkal, 2000 [1991].

Corominas, Joan,  Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Madrid, Gredos, 1997 [1961].

Cothenet, Edouard, Las cartas a los colosenses y a los efesios, Navarra: Verbo Divino, 1994.

Creuzer, G. F., Symbolik und Mythologie der alten Volker, Leipzig, K. Leske, 4 vol., 1810-1812.

Creuzer, G. F., Les Religions de l'Antiquité considérées principalement dans leurs formes symboliques et mythologiques (trad. Guigniaut), Paris, Firmin-Didot, 1825-1851, 4 vols.

Cuadra Blanco, de la, Juan Rafael, El Escorial y el Templo de Salomón, disponible desde: http://sapiens.ya.com/jrcuadra/

Daumezon, G. y Koechlin, P. (1952), « La psychothérapie française contemporaine », Annales portugaises de psychiatrie, extrait, p. 281-288, en J. Ardoino y R., Lourau, Les pédagogies institutionnelles, Paris, PUF, 1994.

Deleuze, Gilles, Nietzsche y la filosofía, Barcelona: Anagrama, 1971 [1967].

Deleuze, Gilles, “Posdata sobre las sociedades de control”, en Christian Ferrer (comp.) El lenguaje libertario, Tº 2, Ed. Nordan, Montevideo, 1991 [1990].

Derrida, Jacques,  La hospitalidad, Buenos Aires: Ed. de la Flor, 2000 [1997].

Descimon, Robert, “Instituciones”, en A. Burguière, Diccionario Akal de ciencias históricas, Madrid: Akal, 1991, pp. 394-6.

Dewey, John, Experiencia y educación, Buenos Aires: Losada, 2000 [1932].

Díaz Martínez,  Pablo C., “El monacato y la cristianización del NO hispano. Un proceso de aculturación”. Antigüedad y Cristianismo, 7, 1990, Universidad de Murcia.

Diccionario de la Real Academia Española, 22º edición, disponible desde http://buscon.rae.es/draeI/

Diskin, Clay, The Tragic and Comic Poet of the Symposium, State University of New York Press, 1993.

Donzelot, Jacques, “Espacio cerrado, trabajo y moralización”, en Espacios de poder, Madrid, La piqueta, 1981 [1970].

Duby, Georges, L’An mil, Paris: Gallimard, 1980.

Duchesne, Louis, Histoire ancienne de L’Église, París, Fontemoing & Cie, 1907.

Duret, C., Histoire admirable des plantes et herbes miraculeuses en nature, Paris, Nicolas Buon, 1605.

Durkheim, Émile, Historia de la educación y de las doctrinas pedagógicas, Madrid: La Piqueta, 1992 [1939].

Dussel, Inés y Caruso, Marcelo, La invención del aula. Una genealogía de las formas de enseñar, Buenos Aires, Santillana, 1999.

Eliade, Mircea, Initiation, rites, sociétés secrètes, Paris : Folio, 2008 [1959].

Elizalde, Martín de, “El monacato medieval y la evangelización de los pueblos germánicos”, Teología, 72, 1998/2, pp. 5-19.   

Escuain, Santiago y Vila, Samuel, (redactores) Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, Terrassa: CLIE,  1985.

Ferrater Mora, José, Diccionario de filosofía, Buenos Aires: Sudamericana, 5ta ed., 1964, t. I

Festugière, André Jean, “Sur une nouvelle édition du ‘De vita pythagorica’ de Jamblique”, Revue des études grecques, 50, 1937.

Festugière, André-Jean, ed., “Historia monachorum in Aegypto”, Subsidia hagiographica 34.

Festugière, André-Jean, Les moines d’Orient, III/3, París, 1963.

Flaubert, Gustave, La tentación de san Antonio. Buenos Aires: Losada (1999 [1874]).

Flaubert, Gustave, La tentation de saint Antoine, Biblioteca Nacional de Francia, disponible desde: http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k1177342.r=.langFR

Fontaine, Jacques, « L'affaire priscillien ou l'ère des nouveaux Catilina, Observations sur le ‘Sallustianisme’ de Sulpice Sévére”, Festschrift in honor of the Reverend Joseph MF Manque, Worcester, 1975, 355 y ss.

Foucault, Michel, Historia de la locura en la época clásica, Buenos Aires, FCE, 1967 [1964].

Foucault, Michel,  Vigilar y Castigar, Buenos Aires, Siglo XXI, 1976 [1975].

Foucault, Michel, “Nietzsche, la genealogía, la historia”, en O. Terán (comp.) Michel Foucault. El discurso del poder. Buenos Aires, Folios, 1983 (Versión original: “Nietzsche, La Généalogie, L’Histoire” en Hommage a Jean Hyppolite, Paris : PUF, 1971).

Foucault, Michel, “Debate con los historiadores”, en Michel Foucault. El discurso del poder. Buenos Aires, Folios, 1983, pp. 216-232.

Foucault, Michel, Tecnologías del yo. Buenos Aires: Paidós, 1991[1988].

Foucault, Michel, “Omnes et singulatum: hacia una crítica de la ‘razón política’”, en M. Foucault, Tecnologías del yo. Buenos Aires: Paidós, 1991 [1981].

Foucault, Michel, Seguridad, territorio, población. Curso en el Collège de France (1977-1978). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2006.

Foucault,  Michel,  « Sans titre, 20 » in Dits et écrits 1954-1988I  1954-1969. Paris : Gallimard, 2001 (también publicado como «Un fantastique de bibliothèque» in Cahiers de la compagnie Madeleine Renaud-Jean-Louis Barrault, no 59, mars 1967, pp. 7-30).

Gauvard, Claude, La police avant la police, la paix publique au Moyen Age, en  M. Auboin, A. Teyssier et J. Tulard, « Histoire et dictionnaire de la police ». Paris : Robert Laffont, 2005.

Gijón Granados,  Juan de A., “La Casa de Borbón y las Órdenes militares durante el siglo XVIII (1700-1809)”. Memoria doctoral, Universidad Complutense de Madrid, 2009, ISBN 978-84-692-6752-3. Disponible desde

 http://eprints.ucm.es/9506

González Blanco, A., Economía y sociedad en el Bajo Imperio según san Juan Crisóstomo, FUE, Madrid 1980.

González-Pola de la Granja, Pablo, La configuración de la mentalidad militar contemporánea y el movimiento intelectual castrense. El siglo crítico 1800-1900, Memoria de Doctorado, Universidad Complutense de Madrid, 2002, ISBN: 84-669-2197-4.

Guillamás, Manuel de, Reseña histórica del origen y fundación de las Órdenes Militares y bula de incorporación a la Corona Real de España, con datos estadísticos relativos a los Maestrazgos, encomiendas y alcaidías, con sus productos; dignidades y beneficios eclesiásticos, el número de iglesias y monasterios de religiosas, con otras varias noticias muy curiosas, Madrid, Imprenta del Colegio de sordo-mudos y ciegos, 1851.

Jaques Elliot, The Changing Culture of a Factory: A Study of Authority and Participation in an Industrial Setting, London, Tavistock, 1951.

Jenofonte, La república de los lacedemonios, Madrid, IEP, 1957.

Herbelot de Molainville, B. de, Bibliothèque orientale, ou Dictionnaire universel contenant tout ce qui regarde la connaissance des peuples de l'Orient, leurs religions, leur mythologie, Paris, Compagnie des libraires, 1697.

Hess, Rémi et Savoye, Antoine, L'analyse institutionnelle. Paris: PUF, 1993[1971].

Jerónimo, san, Epistolario, ed. de Juan Bautista Valero, T.I, Madrid, 1993, T.II, Madrid, 1995.

Hottinger, J. H., Historia orientalis, Tiguri, Bodmeri, 1651.

Layard, A., Discoveries in the Ruins of Nineveh and Babylon, Londres, Murray, 1853.

Layard, A., Early Adventures in Persia, Susiana and Babylonia, Londres, Murray, 1887, 2 vols.

Lefort, Louis-Théophile, Les vies coptes de saint Pacôme et de ses premiers successeurs, Lovaina : Bibliothèque du Muséon, 16, 1943.

Lefort, Louis-Théophile, « Un texte original de la règle de saint Pachôme ». In: Comptes-rendus des séances de l année – Académie des inscriptions et belles-lettres, 63e année, N. 4, 1919. pp. 341-348, disponible desde :

http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/crai_0065-0536_1919_num_63_4_74184

Le Goff, Jaques, La baja edad media, Buenos Aires: Siglo XXI, 2004 [1965].

Le Nain de Tillemont, S., Mémoires pour servir à l'histoire ecclésiastique des six premiers siècles, Paris, Robustel, 1693-1712, 16 vol.

Linage Conde, Antonio “El monacato visigótico, hacia la benedictinización”, Antigüedad y Cristianismo (Murcia) III, 1986. 

López Amat, Alfredo, El seguimiento radical de Cristo: esbozo histórico de la vida consagrada, Vol. 1, Madrid: Encuentro, 1987.

López Martín, Juan, “Las hermandades y cofradías en la vida de la Iglesia. Fundamentación teológica de la religiosidad popular”. Actas de las 1ras jornadas de Religiosidad Popular, Almería, 1996. Disponible desde:

http://www.dipalme.org/Servicios/Anexos/anexosiea.nsf/VAnexos/IEA-a1rp_c14/$File/a1rp_c14.pdf

Loring García, María Isabel, “La difusión del cristianismo en los medios rurales de la Península Ibérica a fines del Imperio Romano”, Studia histórica. Historia Antigua, 4-5, 1986-1987, pp. 195-204, ISSN 0213-2052.

Lourau, René, El estado y el inconsciente, Barcelona, Kairos, 1980 [1978].

Lourau, René El análisis institucional. Buenos Aires: Amorrortu, 1991 [1970].

Lourau, René,  El campo de coherencia del análisis institucional. Buenos Aires: Cuadernos de Posgrado, ed. CBC, Universidad de Buenos Aires, 1995.

Lourau, René, Libertad de movimientos. Una introducción al análisis institucional. Buenos Aires: Eudeba, 2000 [1997].

Lucas, san, Los hechos de los apóstoles.

L'Univers pittoresque. Histoire et description de tous les peuples, de leurs religions, mœurs, coutumes, Paris, Firmin-Didot, 1835-1863, 70 vol.

Maistre, Joseph de, Ensayo sobre el principio generador de las constituciones políticas y de las demás instituciones humanas,  Buenos Aires, Dictio, 1980 [1814].

Maistre, Joseph de, Éclaircissements sur les sacrifices. Paris : Ágora, 1994 [1821].

Marí, Enrique, El Banquete de Platón: el eros, los discursos, el vino. Buenos Aires: Biblos, 2001.

Martínez Cuesta, Ángel,  en Historia de los Agustinos Recoletos. I. Desde los orígenes hasta el siglo XIX. Madrid (Avgvstinvs) 33-67, disponible desde:

http://www.agustinosrecoletos.org/es/nosotros/san_agustin/san_agustin.php?pag_san_agustin=12

Marx, Karl, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política. (Borrador) 1857 -1858”. Buenos Aires: Siglo XXI, 1971, Tomo I.

Matter J., Histoire critique du gnosticisme et de son influence sur les sectes religieuses et philosophiques des six premiers siècles de l'ère chrétienne, Paris, G. Levrault, 1828, 3 vols.

Martínez Nogueira, Roberto, “La teoría de las organizaciones y el destronamiento de la razón”. Seminario de Gestión de la Educación, Doctorado Interuniversitario en Educación, Universidad Nacional de Lanús – Universidad Nacional de Tres de Febrero. Mimeo, 2008

Mauss, Marcel, “Ensayo sobre los dones”, en Marcel Mauss, Sociología y Antropología,  Madrid, Tecnos, 1971 [1924].

Migne, abad J.-P., « Athanase, patriarche d'Alexandrie », in Patrologie grecque, Paris, Petit-Montrouge, t. XXV, XXVI, XXVII et XXVIII, 1857; Épiphane (évêque de Constantia), ibid., t. XLI, XLII et XLIII, 1863-1864; saint Jérôme, Patrologie latine, t. XXII à XXX, 1845-1846.

Molina Gómez, J. A., “El monacato cristiano en Siria, problemas y propuestas”, en  Antigüedad y cristianismo: Monografías históricas sobre la Antigüedad tardía, XV, 1998, p.p. 379-397. Disponible en http://dialnet.unirioja.es/servlet/ listaarticulos?tipo_busqueda=EJEMPLAR&revista_busqueda=99&clave_busqueda=12178

Morales Moya, A.,  1988, Milicia y nobleza en el siglo XVIII. Cuadernos de Historia Moderna, Nro 9. Madrid: Ed. Univ. Complutense,. Disponible desde http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=123047

Morey, Miguel, “Introducción: la cuestión del método”, en M. Foucault, Tecnologías del yo, Buenos Aires: Paidós, 1991[1988].

Mureddu, César, “Educación y Universidad”, en Estudios, Departamento Académico de Estudios Generales del Instituto Autónomo de México, Nº 39 - 40, Invierno 1994 - Primavera 1995, pp. 21 – 48.

Newman, John Henry, La civilización de los monasterios medievales, Madrid, Encuentro, 1988.

Paladio, Historia Lausíaca, Cambridge: Butler, 1904.

Parker, Alan, Pink Floyd The Wall, Gran Bretaña, 1982.

Peña, Ignacio (1985), La desconcertante vida de los monjes sirios. Siglos IV-VI. Salamanca: Sígueme.

Pérez de Urbel, Fr. J. (1934), Los monjes españoles en la Edad Media I. Madrid: Ancla, 1945.

Physiologus, poème sur la nature des animaux, Éd. Charles Cahier et Arthur Martin, in Nouveaux Mélanges d'archéologie, d'histoire et de littérature sur le Moyen Âge, Paris : Firmin-Didot, t IV, 1877.

Platón, Diálogos, “El banquete”, Madrid: Edaf, 1984 (versión revisada de Patricio Azcarate).

Plutarco, Vidas Paralelas, I, Teseo-Rómulo y Licurgo-Numa, (Traducción de A. Pérez Jiménez) Madrid: Gredos, 1985.

Pseudo Jenofonte, La república de los atenienses.

Regla de San Agustín N. P. Obispo y Doctor de la Iglesia. Constituciones de la Orden de la Hospitalidad de san Juan de Dios, Valladolid, 1799, segunda impresión.

Reuss, E., Histoire de la théologie chrétienne au siècle apostolique, Strasbourg : Treutel et Würtz, 1852, 2 vols.

Rodríguez Molas, R., 1983, El servicio militar obligatorio. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.

Romero, José Luis, La Edad Media, Buenos Aires: FCE, 2009 [1949].

Rozitchner, León, La cosa y la cruz, Buenos Aires: Losada, 1997.

Saguier, Eduardo. R., 2007, Genealogía de la tragedia Argentina (1600-1900). Disponible desde www.er-saguier.org

Sandoval, Prudencio de, Primera parte de las fundaciones de los monaesterios del glorioso Padre San Benito, que los Reyes de España fundaron y dotaron desde los tiempos del Santo, hasta que los Moros entraron y destruyeron la tierra. Y de los Santos y claros varones d´esta  sagrada religión, que desde el año DXL (540) que San Benito embió sus Monges, hasta el año DCCXIIII (714) que fue la entrada de los Moros Africanos, han florecido en estos monasterios”, 1601.

Sarmiento, Domingo F. “Recuerdos de Provincia”, en Obras Escogidas. Buenos Aires: La Facultad, 1917 [1845].

Serrano Estrella, Felipe “Frailes y monjas, conventos y monasterios. Cuestiones de género en la arquitectura mendicante” Asparkía, nro 21; 2010, pp. 129-147, ISSN 1132-8231

Seznec, Jean  « Nouvelles Études sur la ‘Tentation de saint Antoine’» Londres : Studies of the Warburg Institute, t. XVIII, 1949.

Tamayo y Salmorán, Rolando, “La universidad, epopeya medieval. Notas para un estudio sobre el surgimiento de la universidad en el Alto Medievo”, Estudios históricos, Serie C, núm. 22, Universidad Nacional Autónoma de México, 1987.

Teodoreto de Ciro, Historia de los monjes de Siria [trad. Ramón Teja], Madrid: Trotta, 2008.

Torallas Tovar, Sofía, “El hábito monástico en Egipto y su simbología”, Ilu, Revista de Ciencias de las Religiones, vol. 7, pp. 163-174, 2002, ISSN: 1135-4712

Varela, Cristián, “Para una crítica de la instrucción policial”. Cuadernos de Seguridad, 5, dic. 2007, pp. 87-100. ISSN 1850-3675.

Varela, Cristián (coord.) La educación policial: estudio de los sistemas educativos policiales de la Región NEA y de las fuerzas de seguridad y cuerpos policiales federales. Buenos Aires: Secretaría de Seguridad Interior- PNUD, 2008, ISBN 978-879-24181-2-0.

Varela, Cristián, “El análisis institucional en la modernidad tardía. La relación social como intervención institucional”, en M. J. Acevedo y C. R. Díaz (comp.) Veinte miradas institucionales. Buenos Aires: Teorías y Técnicas en Psicosociología Clínica, 2009, pp. 40-60. ISBN 987-987-25242-0-3.

Veilleux, Armand, La liturgie dans le cénobitisme pacômien au quatrième siècle. Roma : Studia Anselmana 57, 1968.

Verger, Jacques, Les universités au Moyen Age, Paris : PUF, 1973.

Vermes, Geza, Los manuscritos del Mar Muerto: Qumran a distancia, Barcelona, El Aleph, 1994.

Vernant, Jean-Pierre, L’individu, la mort, l’amour. Paris : Folio, 1999 [1982].

Veyne, Paul,  Foucault, sa pensée, son ouvre, Paris : Albin Michel, 2008.

Vogüé, Adalbert de, OSB, « De Jean Cassien à John Main. Réflexions sur la méditation chrétienne », Collectanea Cisterciensia, 47, pp. 179-191, 1985.

Vogüé, Adalbert de, OSB, Las Grandes Reglas de san Basilio. Una ojeada. Disponible desde: http://reglasdevida.wordpress.com/2010/09/10/grandes-reglas-de-san-basilio/

Vogler, Werner, La cultura de la Abadía de Sankt Gallen. Madrid, Encuentro, 1992.

Vóóbus, Arthur, History of Asceticism in the Syrian Orient. A Contribution to the History of Culture in the Near East,t. I y II, Lovaina, CSCO, 1958.

Weber, Max, “Democracia antigua y medieval”, en: Economía y Sociedad. México: FCE, 1944.

Zingerle, P. (ed.), Ephraemi Syri sermones dúo, Brixen, 1868.

Zurutuza, Hugo A. y Botalla, Horacio. “La Regula benedictina como principio de mutación individual y resocialización colectiva”, en  Stefano Gasparri, Alto Medievo mediterráneo, 125-143, Firenze University Press, 2005.

 

 

 

nbsp;

 

 

 

tesis/9_-glosario-y-bibliografia

1:12hs, 5 de Septiembre de 2013 (GMT)