textos/n-como-objeto-de-estudio

 


Cómo citar este texto

Varela, Cristián, “Por qué la institución. Su surgimiento como objeto de estudio”, en  L. Rodríguez Yurcic y A. M. Ficccardi (comp.) “El análisis de las Instituciones y las Prácticas Sociales”, Universidad Nacional de Cuyo, 2013. ISSN 2314-1220


¿Por qué la institución?

Su surgimiento como objeto de estudio

Cristián Varela

 

La cuestión de la institución se hace ya presente en la obra de los fundadores de la Sociología moderna. De manera explícita aparece en la escuela francesa, con Durkheim, quien asimilándola a normas y representaciones sociales la propone como objeto central de la Sociología. También “Weber en Alemania, Pareto en Italia, consideran a los grandes reguladores de la sociabilidad (derecho, moral, educación) como los objetos privilegiados de la nueva ciencia” (Lourau 1991 [1970]: 97). Por su parte, Freud, cuando en el primer cuarto del siglo XX trata la cuestión en su Psicología de las masas, presenta a la institución como una dimensión donde lo social se articula con lo grupal y con la estructura psíquica del sujeto. También por la misma época George Mead la plantea como la esfera más amplia del otro generalizado que constituye a la persona. Luego, la psicología social que con él se inaugura dará forma ‒junto con la Fenomenología y el Psicoanálisis culturalista‒ a un institucionalismo norteamericano más abocado a las formas empíricas que a la especulación teórica. En opinión de Lourau la emergencia de esta última corriente supone un giro fundamental en la historia del concepto, hecho favorecido por el aporte psicoanalítico y de la Antropología, pero en particular por el que realiza la temprana teoría de los grupos de R. Park, E. Burgess y W. Brown. Siguiendo a Znaniecki (1945) el autor señala que a partir de ese momento la sociología de las instituciones deja de referirse nominalmente a la sociedad y los individuos para concentrarse en grupos humanos concretos. De esta transformación dan cuenta las investigaciones empíricas que en los EEUU comienzan a realizarse con la crisis económica del ’29. La necesidad de extender y mejorar los servicios sociales para paliar sus consecuencias ‒habida cuenta el fantasma ­marxista que sobrevuela el mundo impulsa el desarrollo norteamericano de estudios sociológicos y antropológicos en poblaciones y grupos focalizados. Pero aún la mira no cae puntualmente sobre las instituciones. El aporte antropológico a la profundización del concepto comienza con Malinowski, quien plantea a la institución como una forma funcional a las necesidades de cada sociedad, y a la vez relativa su época y lugar. Con la Antropología emerge además el carácter simbólico de las instituciones, el cual será resaltado por Mauss –y luego Ley Strauss‒ en un movimiento que los distancia del funcionalismo de Malinowski. Ese mismo carácter se va a ligar luego con el estatuto inconsciente que Parsons le adjudica a la institución, por otro lado presente en el Psicoanálisis culturalista de autores como Kardiner y Linton.

Luego, en el contexto de la Segunda Guerra y sus secuelas, se refuerza la tendencia estadounidense a estudiar la propia cultura e instituciones, así como de las potencias contrarias. Se extiende y profundiza también la sociología de terreno abocada a escenarios urbanos, sustentada en gran parte por agencias del Estado que buscan reorientar sus políticas sociales (Goldman y Neiburg, 2001). En el campo de intervención de estos estudios se produce el cruce de distintos campos de análisis (Psicoanálisis, Sociología, Antropología y Psicología Social).[1]  En este estadio el objeto de estudio no son tanto las instituciones en sí como los servicios que prestan y las poblaciones que alojan o asisten. En revistas especializadas aparecen artículos sobre la vida en prisión y los efectos psicológicos del encarcelamiento.[2]  Trabajos similares se dejan ver en el sector de la salud, referidos a personas internadas en hospitales y servicios psiquiátricos, así como sobre las condiciones de trabajo y las relaciones entre médicos, enfermeros y pacientes.[3]  También por la misma época se inauguran los estudios sobre las organizaciones laborales, al tiempo que ven la luz los primeros testimonios sobre los campos de concentración.[4]  Aunque por la época son más numerosos los trabajos sobre instituciones específicas –cárceles, hospitales, fábricas‒ a mediados de los años ’40 comienzan a aparecer algunos textos sobre las instituciones en general.[5]

Con los desarrollos grupalistas, antropológicos, psicoanalíticos y psicosociales, la noción de institución abandona entonces el limbo nominalista para volverse comprobable en la realidad material, en el simbolismo, y en el material inconsciente de los agrupamientos humanos y de los individuos. De esta manera comienza a imponerse como objeto per se, pues en términos generales hasta los años ’40 cuando la institución es tenida en cuenta, lo es porque su presencia emerge en el marco de estudios pertenecientes a otros campos. Freud se encuentra con ella cuando avanza en la formulación de su segunda tópica psíquica, Mead cuando teoriza sobre la formación del self, Benjamin cuando critica los presupuestos de la razón y organización social modernas, y la investigación norteamericana se cruza con la institución cuando se plantea la cuestión del control social. Si bien la institución no es todavía objeto de cuestionamientos, se percibe ya una mirada crítica sobre ella. Para limitarnos a los autores referidos, esto se observa por ejemplo en la Crítica de la violencia de Walter Benjamin, donde las instituciones públicas son mecanismos de reproducción y expansión de un poder totalizante concentrado en el Estado moderno (1921). O en Freud cuando identifica a las restricciones que imponen las instituciones de la cultura como un factor que contribuye a la neurosis: el malestar que esto genera explica de paso el rechazo que los individuos manifiestan hacia ellas (1929). Por su parte, en su Curso de Psicología Social, Georges Mead distingue a “las instituciones sociales opresivas, estereotipadas” que aplastan la individualidad, de aquellas otras “flexibles y progresistas” que por el contrario alientan la originalidad de las personas (1982 [1900-1930]: 279). Pero hacia mediados del siglo pasado comienza a tomar forma clara un movimiento que pone en tela de juicio las formas típicas de las instituciones de la Modernidad.  Se trata de una tendencia que se manifiesta tanto en el plano de las prácticas como de las ideas, coincidente con un momento que Deleuze caracteriza como de tránsito entre una vida social encerrada en espacios instituidos –la familia y la escuela, la fábrica, el hospital y la prisión‒ y una vida al aire libre (1990).

La crítica británica de la institución psiquiátrica

En Gran Bretaña, a partir de la conmoción que significa la Segunda Guerra Mundial, se genera respecto de las organizaciones públicas un proceso particular. Por un lado se despierta en la sociedad una disponibilidad latente para participar en la solución de las necesidades que tradicionalmente satisfacían esas organizaciones. Esto ocurre respecto de los niños huérfanos, los desocupados crónicos y los retrasados mentales. Por otro lado, desde el interior de las mismas instituciones ‒en particular del sector de la Salud Mental‒ se inicia el proceso inverso, vale decir de desinstitucionalización y consecuente socialización de las prácticas, tanto las de tratamiento como las de gestión. Estas transformaciones son contemporáneas de un proceso legislativo de reforma y reorganización del conjunto de los servicios sociales británicos.[6]  En el caso de la Psiquiatría, el desequilibrio entre demandas de tratamiento y disponibilidad de terapeutas impulsa a los médicos del Northfield Hospital[7] a implementar experiencias de autogestión de los internos, así como a ensayar técnicas grupales de psicoterapia (Lacan, 1947; Grimson, 1973). Por la misma época Enrique Pichón Rivière lleva adelante experiencias de similar naturaleza en asilos y servicios psiquiátricos en Argentina (Zito Lema, 1976; Vezzetti, 1985; Balán, 1991). A partir de prácticas de este tipo va cobrando forma el modelo de comunidad terapéutica, cuyo primer estadio consiste en hacer del hospital psiquiátrico un laboratorio donde se reproducen con función curativa los vínculos y actividades de la vida social (Main, 1946; Clark, 1964). Quien más desarrolla el modelo es el escocés Maxwell Jones, pero también se integran dentro de la Psiquiatría Comunitaria la industrial therapy de Donald Early, el hospital abierto de Mc Donald Bell y la psiquiatría administrativa de Clark, donde la gestión de la institución es concebida como instrumento terapéutico. Las resistencias al etiquetamiento psicopatológico liga a estas corrientes con la posterior y más radical antipsiquiatría de Laing, Cooper y Esterson, quienes crean lugares de albergue alternativos al hospicio, llamados comunas, donde ellos mismos y sus adeptos conviven con los asistidos (Laing 1967; Baillon, 1975). Las soluciones a un problema que antes concernía al Hospicio se buscan ahora no sólo en el Hospital General y en las clínicas locales, sino también –y en esto consiste la mayor novedad‒ en la fábrica, el teatro, las asociaciones vecinales y los albergues experimentales. Estas experiencias prácticas se acompañan de una creciente actividad literaria.        

“La reciente apreciación de la importancia de los factores sociales en los procedimientos terapéuticos se desarrolló, en parte, por la expansión general del interés de las ciencias sociales en el período de posguerra, el cual comenzó a penetrar el mundo de los hospitales mentales en la década del cincuenta (...) Las experiencias de la Segunda Guerra Mundial hicieron que muchos hombres de ciencia percibieran agudamente los factores sociales en la vida humana, en las relaciones de trabajo, en el adiestramiento del ejército, en campamentos de prisioneros de guerra, y en muchos otros terrenos. Un número de libros populares sobre antropología, psicología social y sociología industrial (...) fueron ampliamente leídos” (Clark, 1964: 22).

Quienes llevan adelante esas transformaciones releen los escritos sociales de Freud, se interesan por los trabajos de Lewin y por el culturalismo de Benedict, Bateson y Margaret Mead, así como por los textos de Sociología y Psicología Industrial de Mayo, E. Jacques y Peter Drucker. De esta manera se produce un proceso de intercambio y retroalimentación entre quienes ensayan experiencias y quienes producen desarrollos conceptuales desde distintos marcos teóricos, todo lo cual va configurando nuevo un campo conceptual en torno a las instituciones. Ya entrada la década del ’50 comienza a escribirse sobre el fenómeno de institucionalización de los detenidos (Mack, 1954) y de los pacientes psiquiátricos (Martin, 1955).[8]  Con lo cual, de las alertas tempranas de Benjamin, Freud y G. Mead sobre los daños que producen las instituciones se llega ahora a la acuñación de un término referido a sus efectos negativos en la subjetividad. El uso del vocablo institucionalización se difundirá luego hasta alcanzar el lenguaje cotidiano.

La psicoterapia institucional francesa

En Francia, en el mismo marco de la Segunda Guerra Mundial, se produce también un fenómeno particular en el campo de la Psiquiatría. El carácter aislado que mostraron desde siempre los hospitales del sector, varios de los cuales se situaban lejos de los centros urbanos, se ve ahora reforzado por otro tipo de aislamiento debido a la desatención que sufren en un contexto de economía de guerra, primero, y luego por la actitud de la fuerza ocupante.[9]  Como contrapartida, la nueva situación favorece una mayor aproximación entre los distintos niveles institucionales –directivos, médicos, enfermeros, personal administrativo y pacientes‒ y una toma de conciencia distinta respecto del estatuto de los alienados (Ardoino y Lourau, 1994). En el caso de los hospitales del centro y sur del país se suma a esta situación la influencia de los médicos españoles refugiados. Exiliados como Tosquelles, Ajuriaguerra y Solanes trasladan a este lado de los Pirineos estrategias desarrolladas en Cataluña durante el gobierno republicano. La recepción francesa corre por cuenta de médicos franceses ligados la Resistencia, quienes desarrollan experiencias alternativas que luego quedarán englobadas bajo la denominación de psicoterapia institucional (Oury, 1978).[10]  Para Tosquelles y Bonnafé se trata de retomar con nuevo impulso la tradición desalienista de la psiquiatría francesa, agregando nuevas prácticas de investigación-acción al interior de los establecimientos. Ardoino y Lourau dividen a la PI en dos etapas. La primera, entre 1942 y 1950 ocurre en los hospitales públicos y se caracteriza por la ebullición de nuevas prácticas e ideas favorecida por la desatención del Estado: su paradigma es el Hospital de Saint-Alban. La segunda etapa consiste en la extensión del modelo a clínicas no estatales ‒la mayoría surgidas como fundaciones con apoyo de fondos públicos‒ y tiene como paradigma a la clínica de La Borde fundada por Jean Oury y a la cual se suma Félix Guattari. En breves términos puede decirse que la psicoterapia institucional consiste en hacer de la institución misma el agente principal del tratamiento, por oposición a la farmacología y a la práctica médica aplicadas a los pacientes: curar la institución es la consigna. Al respecto Daumézon y Koechlin (1952) reconocen el papel que jugó la experiencia concentracionaria nazi en la toma de conciencia sobre el estatuto del alienado mental en los hospicios públicos: su imagen se aproximaba demasiado a la propia del internado en los langer alemanes. En el plano conceptual, junto al aporte psicoanalítico, marxista, existencialista y fenomenológico –además del surrealismo‒ están los trabajos de Kurt Lewin y de Jacob Moreno, así como los desarrollos de la Tavistock Clinic. La Psicoterapia Institucional impactó no solo en el ámbito de la Salud Mental inspirando la posterior creación de la Psiquiatría de Sector, sino también en el educativo ‒más específicamente en el seno del movimiento Freinet‒ lo cual dio lugar a una nueva corriente pedagógica de corte institucionalista.    

La pedagogía institucional francesa

La Pedagogía Institucional se plantea como un momento superador de las corrientes educativas de la Escuela Nueva surgidas en la Europa y los EEUU de la primera posguerra, y rápido difundidas por Latinoamérica. La aparición del novaescolismo no es ajena a la contienda que finaliza en 1918 con su secuela de niños abandonados, huérfanos y traumatizados. De todos modos las ideas que sustenta estaban ya presentes en los trabajos de dos ginebrinos famosos abocados a la cuestión pedagógica: Rousseau con su Emilio y su seguidor Pestalozzi con su apuesta a la intuición del niño. En términos teóricos la Nueva Escuela no consiste en un modelo pedagógico específico, sino en un movimiento que oponiéndose al sistema educativo imperante, de corte positivista, plantea como alternativa una pedagogía centrada en el niño, respetando su libertad y haciendo de sus capacidades lúdicas y creativas el motor del aprendizaje. Filósofos, médicos, pedagogos y maestros, como John Dewey en los EEUU, María Montessori en Italia, Jean Piaget en Suiza, y Célestin Freinet en Francia, entre muchos otros, son quienes pensaron, promovieron y practicaron, los fundamentos teóricos y los métodos prácticos que conformaron el movimiento.

Freinet comienza a principios de la década de 1920 a aplicar técnicas de corte novaescolista en la escuela pública francesa. Tal vez el rasgo que lo distinga dentro de la tradición, por lo general circunscripta a la enseñanza especial o a círculos restringidos, es que su campo de intervención lo constituye la educación popular. La invalidez pulmonar que lo aqueja como consecuencia de su participación en la Gran Guerra lo impulsa a sustituir las clases verbales en espacios cerrados, por actividades prácticas al aire libre donde los alumnos son los protagonistas. Explorando el medio, encuestando a los vecinos, ellos descubren el mundo en que viven. Además de establecer el libre uso de textos en sus clases, Freinet utiliza una imprenta como medio de aprendizaje, y toma del cooperativismo en el que milita la idea de instituir en la clase un consejo de cooperativa integrado por los alumnos (Fonvieille, 1988). En 1934 las fuertes resistencias del sistema oficial lo llevan a fundar su propia escuela, aunque sin resignar su proyecto en relación con la enseñanza pública, para lo cual impulsa la creación de un movimiento gremial cooperativo que llega a reunir alrededor de treinta mil docentes.[11]  Dos son los aportes de Freinet al institucionalismo pedagógico: la aplicación de técnicas alternativas en el seno de la escolaridad normal y pública, y la creación de un órgano deliberativo o consejo al interior de la clase (Hess y Savoie, 1993 [1971]). A fines de la década del ’40 se acerca al movimiento Fernand Oury, maestro de profesión que había integrado la Resistencia, y luego lo hace su hermano Jean, médico psiquiatra. Pocos años después, junto con el educador Raymond Fonvieille los Oury crean dentro del movimiento una corriente de orientación psicosociológica y psicoanalítica (Michaud, 1972 [1969]). Las resistencias de Freinet y de la mayoría de los cooperativistas a la incorporación de conceptos del mundo psi producen en 1961 la separación del nuevo grupo: nace la Pedagogía Institucional. Uno de sus principales planteos consiste en la diferenciación entre instituciones internas y externas al aula. Las primeras comprenden el sistema educativo oficial, la estructura material y organizativa del establecimiento, así como toda otra institución con impacto en la enseñanza, incluidas las condiciones sociales (instituidas) de los alumnos. Mientras que por instituciones internas se entiende al conjunto de técnicas, procedimientos y modos de relación que se establecen dentro del aula. Esta distinción resultará nodal para la emergencia de un nuevo sentido del concepto de institución, pues el término no designará ya solo al establecimiento y sus normas, sino por sobre todo a las formas que crea el grupo institucional. Ahora bien, luego de la ruptura originaria con el movimiento Freinet comienzan a decantar las diferencias al interior del propio grupo disidente. En la perspectiva de Fonvieille el eje de la cuestión se centra en la clase en tanto grupo ‒en el sentido psicosocial del término‒, así como el potencial autogestivo del consejo de alumnos. En tanto que en la perspectiva de Fernand Oury lo importante es el contenido terapéutico y liberador de la clase cooperativa. De este modo “se perfilan dos corrientes: una que vuelve sus ojos de manera más precisa hacia la psicosociología y otra que acepta el enfoque freudiano y los aportes de la psicoterapia institucional” (Michaud, 1972 [1969]). En 1963 George Lapassade es convocado para intervenir en la situación, de lo cual resultará la división en dos de la Pedagogía Institucional: la tendencia Oury de orientación terapéutica, y la tendencia Fonvieille de orientación político-pedagógica. Los postulados de la primera se expresan bien en una obra colectiva publicada bajo dirección de Aïda Vásquez y Fernand Oury, donde se precisa que por pedagogía institucional debe entenderse “la suma de los medios empíricos que garantizan las actividades y los intercambios de cualquier orden dentro y fuera de la clase”, medios en cuyo centro se ubican las instituciones internas (Michaud, 1972 [1969]: 147).  La PI consiste así en

“un conjunto de técnicas de organización de métodos de trabajo, de instituciones internas, nacidas de la praxis de clases activas. Este conjunto pone a niños y adultos frente a situaciones nuevas y variadas que requieren de cada uno compromiso personal, iniciativa, acción, continuidad. Estas situaciones, a menudo ansiógenas –trabajo real, limitaciones de tiempo y poder- desembocan en naturalmente en conflictos que, no resueltos, impiden a la vez la actividad común y el desarrollo afectivo de los participantes. De ahí la necesidad de utilizar, además de útiles conceptuales, instituciones sociales variadas y variables capaces de resolver esos conflictos por la facilitación permanente de intercambios materiales, afectivos y verbales a niveles conscientes e inconscientes…” (citado por Hess y Savoie op. cit.: 22).

En la perspectiva de René Lourau las instituciones internas constituyen un conjunto formado por tres elementos: técnicas pedagógicas activas, reglas de funcionamiento del aula y actividad instituyente del grupo que las crea (1991 [1970]). En suma, el carácter institucional de esta orientación reside en que la acción del maestro es suplantada por una serie de instituciones que mediatizan su relación con los alumnos, quienes a su vez participan activamente en ellas. Entre las funciones que les caben a las instituciones internas la elaboración de las contradicciones y problemas que su misma implementación suscita.

Para la otra orientación de la PI ‒tendencia psicosocial‒ lo importante es el potencial autogestivo del consejo que integran los propios alumnos. Para Raymond Fonvieille, inspirador de la corriente, la misión de este órgano consiste en avanzar en la modificación de las instituciones externas representadas por “la totalidad de la vida escolar”, incluidas la administración del establecimiento, los programas de las materias, la grilla horaria, etc. En su perspectiva el consejo cumple un rol que sobrepasa la función clásica de enseñanza, pues se constituye como lugar de liberación de la palabra donde emergen las condiciones existenciales de los alumnos. Pero antes de eso las instituciones internas cumplen una función pedagógica, pues están ahí para hacer ver, para enseñar, cuestiones tales como la autonomía, la responsabilidad, las relaciones sociales y de poder, la capacidad instituyente del grupo, los modos de gestión de conflictos, diferencias etc. La experiencia originaria que inspira a Fonvieille, y que explica bien el sustrato de su pedagogía, es el encargo oficial de organizar una clase piloto para adolescentes que abandonaron la escuela, como paso previo a la extensión de la escolaridad obligatoria hasta los dieciséis años. Esto le permite ensayar un curso autogestivo, sin programa predefinido y centrado en el consejo de clase. “Fonvieille practica una suerte de análisis implicacional con sus alumnos: eso le permite explicarse el camino que los ha llevado hasta su […] situación de fracaso escolar” (Hess y Savoie, 1993 [1981 25]. Él mismo adjudica el surgimiento de su pedagogía a su vinculación con Georges Lapassade ‒por la época interesado en la psicosociología de Lewin y Carl Rogers‒ lo cual lo lleva a analizar la cuestión de la autoridad en los grupos mediante técnicas de coordinación no-directiva. Además de Lapassade se suman a la propuesta Michel Lobrot y René Lourau, entre otros, quienes en su condición de docentes de establecimientos públicos exponen y analizan sus propias prácticas para discriminar en ellas a las instituciones externas e internas. En rigor, el grupo que constituyen ‒Grupo de Pedagogía Institucional‒ es una suerte de una proyección al exterior de las propias instituciones internas de la clase. Pues si éstas están llamadas a analizar el conjunto de instituciones pedagógicas que se hacen presentes en la situación de enseñanza, para así potenciar el avance de las internas sobre las externas, esto mismo es lo que hace el GPI mediante el análisis cruzado del trabajo de cada uno. Se observa de inmediato el carácter precursor del Análisis Institucional que posee la PI, pues las instituciones internas son a la manera de dispositivos analizadores que permiten hacer visible el conjunto de instituciones presentes en un establecimiento institucional u organización concreta.

Las instituciones totales

En Norteamérica, como se expuso, los intercambios entre disciplinas cobraron mayor fuerza luego de la Segunda Guerra Mundial, en gran parte favorecidos por investigaciones encargadas por agencias públicas, universidades y fundaciones.[12]  En ese contexto el sociólogo canadiense Edwin Goffman realiza entre 1955 y 1956 un trabajo de campo en el Hospital St. Elizabeth, de Washington DC. Al año siguiente da a conocer los primeros resultados ‒Sobre las características de las instituciones totales‒ y en 1961 los publica con el agregado de tres trabajos más, todos bajo el título de Internados: ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. La puesta en relieve de las características de las instituciones de encierro significó un momento clave en el proceso de resquebrajamiento de las formas institucionales típicas de la Modernidad, iniciado en los años ’50, y en el consecuente surgimiento de nuevos sentidos para la noción de institución.[13]  Goffman se vale de un método original de análisis institucional. Por un lado su campo de intervención, de naturaleza empírica, se centra en la observación y registro de “la rutina diaria de las menudas contingencias” que viven los pacientes internados. Por la época en que realiza la experiencia, la crítica al sistema asilar ya poseía cerca de tres lustros de existencia, con lo cual lo que en su caso reviste mayor novedad no es tanto la población que indaga como la aplicación del método etnográfico a la investigación institucional. Por otro lado constituye una originalidad el marco teórico ‒campo de análisis del que Goffman se vale, en el cual confluyen la Sociología, la Psicología Social y el Psicoanálisis, además de la Etnología.  También lo es la extensión que hace de su inicial campo de intervención empírico ‒el Hospicio‒ para alcanzar los dominios de la Literatura y la Historia. Pues al resultado de sus observaciones lo compara con un conjunto variopinto de instituciones de encierro, para lo recurre también como documentación a relatos novelados ¿Qué tienen en común un internado de señoritas, un navío, un campo de concentración, una academia militar, un asilo de ciegos, una prisión, un convento de monjas y un hospicio psiquiátrico?  La respuesta de Goffman es que comparten una serie de características, tales como separación del mundo, reclusión, lenguaje propio, procesos mortificatorios, las cuales ‒y esto es lo más importante‒ son productoras de c subjetividad. En su diseño ideal ‒afirma‒ las instituciones totales “son invernaderos donde se transforma a las personas” mediante la sustitución de los roles sociales adquiridos, por el rol institucional. En este sentido cumplen una tarea de desaprendizaje, de “desentrenamiento” de las habilidades con que el individuo maneja su vida (2004 [1961]: 25, 26).

Bibliografía

Adelsberger, Lucie, “Medical observations in Auschwitz concentration camp”. Lancet 1946; i: 317–19.

Adelsberger, Lucie, “Typhus fever in Auschwitz concentration camp”. J. Am. Med. Women’s Assoc. 1952; 7: 102–3.

Antelme, Robert, L'espèce humaine, Paris, Gallimard, [1947] 1957.

Ardoino, Jacques, Education et relations. Introduction a une analyse plurielle des situations éducatives. Paris : Gauthier-Villars, 1980.

Ardoino Jacques y Lourau, René, Les pédagogies institutionnelles, Paris : PUF, 1994.

Baillon, G. “Introducción a la Antipsiquiatría”, en AAVV, La Antipsiquiatría. Buenos Aires: Siglo XXI, [1971] 1975.

Balán, J., Cuéntame tu vida. Buenos Aires: Planeta, 1991.

Barnes, Harry, E., Social Institutions in an Era of World Upheaval, New York, Prentice-Hall, 1942.

Barton, Russell, Institucional neurosis. Bristol: Wright, 1959.

Bateman, J. F. y Dunham, H. W., “The State Mental Hospital as a Specialized Community Experience”, Amer., J. Psychyat., 1948, 105, p. 445.

Benjamin, Waltar, Iluminaciones IV.- Para una crítica de la violencia y otros ensayos, Madrid: Taurus, [1921] 1998.       

Bennett, Cliff, “Resistance in Prison”, In Holley R. Cantine and Dachine Raine, Prison Etiquette, New York, 1950.

Bettelheim, Bruno, “Individual and Mass Behavior in extreme Situations", Journal of abnormal and Social Psychology, XXXVIII, 1943.

Bloch, Georges, Les origines culturelles de Georges Devereux et la naissance de l’ethnopsychiatrie. Université de Paris 8, juin 2000, disponible en  http://www.ethnopsychiatrie.net/index.html

Brown, Warren,  Social Groups. Chicago: Faithorns, 1926.

Bryan, Helen, Inside. Boston, Houghton, Mifflin, 1953.

Cantine, Holley y Rainer, Dachine, Prison Etiquette: The Convict's Compendium of Useful Information, Southern Illinois University Press, 1950.

Caudill, Redlich, Gilmore y Brody, “Social Structure and Interaction Process on a Psychiatric Ward”, American Journal of Orthopsychiatry, 22, 1952.

Clark, David H., Psiquiatría administrativa. Los roles en la comunidad terapéutica. Buenos Aires: Nueva Visión, [1964] 1973.

Clemmer, Donald, "Leadership Phenomena in a Prison Community", JCLC, XXVIII, 1938.

Clemmer, Donald, The Prison Community, Christopher Publishing House, Boston, 1940.

Daumezon, G. y Koechlin, P., « La psychothérapie française contemporaine », Annales portugaises de psychiatrie, extrait, p. 281-288, 1952, en J. Ardoino y R., Lourau, Les pédagogies institutionnelles, Paris, PUF, 1994.

Deleuze Gilles, “Posdata sobre las sociedades de control”, en Christian Ferrer (Comp.) El lenguaje libertario, Tº 2, Ed. Nordan, Montevideo, [1990] 1991.

Devereux, Georges, “The Social Structure of the Hospital as a Factor in Total Therapy”, American Journal of Orthopsychiatry, Vol. XIX, N° 3, pp. 492-500, 1949.

Devereux, Georges y Moos, M. C., “The Social Structure of Prisons and Organic Tensions”, Monticello, N.Y., The Journal of Criminal Psychopathology, Vol. IV N° 2, pp. 306-324, 1942.

Devereux, Georges y Weiner, F. R., “The Occupational Status of Nurses”, American Sociological Review, Vol. XV N° 5, pp 628-634, 1950.

Dewey, John, Experiencia y educación. Buenos Aires: Losada, [1932] 2000.

Drucker, Peter, Friedrich Julius Stahl: konservative Staatslehre und geschichtliche Entwicklung. Tuebingen: Mohr, 1933.

Drucker, Peter, Die Judenfrage in Deutschland. Wien: Gsur, 1936.

Drucker, Peter, The End of Economic Man: The Origins of Totalitarianism. John Day, 1939.

Drucker, Peter, The Future of Industrial Man. John Day, 1942.

Drucker, Peter, Concept of the Corporation (A study of General Motors). John Day, 1946.

Drucker, Peter, The New Society. Harper and Row, 1950.

Enriquez, Eugene. L’Organi­sation en Analyse. París : Puf, 1992.

Ellis, Fred, “The Shift of Time”, The Prison Journal, Apr. 1950; vol. 30: pp. 38-40.

Farber, Maurice, L., “Suffering and time Perspective of the Prisoner”, Studies in Topological and Vector Psychology, vol. XX, 1944.

Farrow, Richard G., “Prison and The Man”, The Prison Journal, Jul 1942; vol. 22: pp. 218-221.

Fonvieille, Raymond, « Éléments pour une histoire de la pédagogie institutionnelle » en R. Hess et A. Savoye, Perspectives de l’analyse institutionnelle. Paris : Méridiens Klincksieck, 1988.

Frankl, Viktor, “Un psicólogo en un campo de concentración”, en Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido, Barcelona: Herder, [1946]1991.

Freud, Sigmund, El malestar en la cultura, O. C. t. III, Madrid, Biblioteca Nueva, [1929]1945.

Friedman, Philip, This Was Oswiecim, London: United Jewish Relief Appeal, 1946.

Garland, David, La cultura del control, Barcelona: Gedisa, [2001] 2005.

Gilmore, H. R., Brody, E. B., “Social Structure and Interaction Process on a Psychiatric Ward”, American Journal of Orthopsychiatry, 22, 1952.

Goffman, Erwin, “The Characteristics of Total Institutions”, Symposium on Preventive and Social Psychiatry, US Gov. Printing Office, Washington DC, 1958.

Goffman, Erwin, Internados: ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires: Amorrortu, [1961] 2004.

Goldman, Mauricio y Neiburg, Federico, “Teoría Política y Ética en los estudios antropológicos de carácter nacional”. En Alteridades, julio-diciembre, año 11, vol. 022, UAM Iztapalapa México DF, pp. 95-110, 2001,

Grimson, Wilbur “Prólogo”, en David Clark, Psiquiatría administrativa. Los roles en la comunidad terapéutica. Buenos Aires: Nueva Visión, 1973.

Guillot, Claude, Les institutions britanniques. Paris : PUF, [1970]1976

Gurvitch, George y Moore, W. E., Sociología del siglo XX. Barcelona: Ateneo, [1947] 1970.

Gurvitch, George, La vocation actuelle de la sociologie. Paris: PUF, [1950].

Harper, Ida Ann, "The Role of the ‘Finger’ in a State Prison for Women", Social Forces, XXXI, 1952.

Hannum, Robert R., “An Experience with Inmate Attitudes and Grievances in a Prison Riot”, The Prison Journal, Apr 1953; vol. 33: pp. 21-27

Hayner, Norman S., “Washington State Correctional Institutions as Communities”, Social Forces, Vol. 21, No. 3 (Mar., 1943), pp. 316-322.

Hayner, Norman, y Ash, Ellis, The Prisoner Community as a Social Group, “American Sociology Review”, IV, 1939.

Hertzler, J. O., Social Institutions. Lincoln: Prensa de la Universidad de Nebraska, pp. 1-15, 1946.

Hess, Rémi et Savoye, Antoine, L'analyse institutionnelle. Paris : PUF, [1971]1993.

Hess, Remi et Savoye, Antoine, Perspectives de l’analyse institutionnelle, Méridiens Klincksieck, Paris, 1988.

Hess, Remi. et G. Weigand, La relation pédagogique, Paris : Armand Colin, 1994.

Hiller, E. T, “Institutions and Institutional Groups”: Social Forces, Vol. 20, No. 3 (Mar., 1942), pp. 297-306, Published by: University of North Carolina Press Stable URL: http://www.jstor.org/stable/3005613

Hughes, Everett, Ch., “The Study of Institutions” Social Forces, Vol. 20, No. 3 (Mar., 1942), pp. 307-310. Published by: University of North Carolina Press Stable URL: http://www.jstor.org/stable/3005614

Jacques, Elliot, The Changing Culture of a Factory: A Study of Authority and Participation in an Industrial Setting, London, Tavistock, 1951.

Jones, Maxwell, Más allá de la comunidad terapéutica. Buenos Aires: Genitor, [1968] 1970.

Kogon, Eugen, The Theory and Practice of Hell, Berkley Publishing Corp, 1946.

Lacan, Jacques, “La psiquiatría inglesa y la guerra”. L’Evolution psychiatrie, 1947, vol. 1 (vuelto a publicar en AA VV, La querelle des diagnostics, Navarin, Paris 1986, pp 15-42) disponible en castellano en: www.epsfros.org.ar/biblioteca/b_on_line/la_psiquiatria_inglesa_y_la_guerra.pdf

Laing, David, Experiencia y alienación en la vida contemporánea. Buenos Aires: Paidós, [1967] 1971.

Lapassade, George, Grupos, organizaciones e instituciones, Barcelona: Granica, [1974]1977.

Lapassade, George, Microsociologie de la vie scolaire. Paris: Anthropos, 1998.

Levi, Primo, Si esto es un hombre, Muchnik, Barcelona, [1947] 2002.

Lévy Robert, Témoignages strasbourgeois. De l'Université aux camps de concentration, Les Belles Lettres, 1947.

Lobrot, Michel, Pedagogía institucional. Buenos Aires: Humanitas, [1966] 1974.

Lourau, René, El análisis institucional. Buenos Aires: Amorrortu, [1970] 1991.

Lourau, René, El campo de coherencia del análisis institucional. Buenos Aires: Cuadernos de Posgrado, CBC, Universidad de Buenos Aires, 1995.

Lourau, René, Libertad de movimientos. Una introducción al análisis institucional. Buenos Aires: Eudeba, [1997] 2000.

Mack, Leonard John, “The Treatment of Institutionalized Defective Delinquents”, The Prison Journal, Oct 1954; vol. 34: pp. 21-26.

Main, T. F., “The Hospital as a Therapeutic Institution”, Bulletin of th. Menninge. Clinic, nro 10, 1946.

Martin, David V., “Institutionnalisation”. En Lancet, ii, p. 1188, 1955.

Mayo, Elton, The Human Problems of an Industrial Organization. New York: McMillan, 1933.

Mead, George, Espíritu, Persona, y Sociedad, Barcelona, Paidós, 1982 [1900-30].

Michaud, Ginette, Análisis institucional y pedagogía. Barcelona: Laia, [1969] 1972.

Millu, Liana, El humo de Birkenau, Barcelona: Acantilado, [1947] 2005.

Oury, Jean, Il, donc. Paris: Union Générale d’Editions, 1978.

Park, Robert E. y Burgess, Ernest W., Introduction to the Science of Society. Chicago: University of Chicago Press, 1924.

Rousset, David, El universo concentracionario, Barcelona: Anthropos, [1945] 2004.

Rowland, H., “Interactions Process in the State Mental Hospital”, Psychiatric, 1938, 1, p. 323.

Rowland, H., Friendship Patterns in the State Mental Hospital, Psychiatric, 2, 1939.

Schwartz, Morris S., "The Management of a Type of Institutional Participation in Mental Ilness", Psychiatry, XII, 1950.

Scudder, Kenyon, Prisoners are people.  J. Double-day and Company, Inc., Garden City, New York, 1952.

Silverman, Edgar, A., “Casework Approach to Criminal Behavior”, The Prison Journal, Jul. 1943; vol. 23: pp. 339-344.

Stanton, Alfred H. y Schwartz, Morris S., The Mental Hospital. New York: Basic Books, 1954.

Summer, William Graham, Folkways. Boston: Ginn and Company, 1907.

Vásquez, Aida  y Oury, Fernand, Hacia una pedagogía del siglo XX. Buenos Aires: Siglo XXI, [1966]1971.

Vezzetti, Hugo, La locura en la Argentina. Buenos Aires: Paidós, 1985.

Weinberg, Kirson, "Aspects of the Prison’s Social Structure", American Journal of Sociology, XLVII, 1942.

Zito Lema, Vicente, Entrevista con Pichón Rivière. Buenos Aires: Timmerman, 1976.

Znaniecki, Florian “Organización social e instituciones” en G. Gurvitch y W. E. Moore, Sociología del siglo XX. Barcelona: Ateneo, [1947] 1970.

 



[1] Sobre los conceptos de campo de análisis y campo de intervención, véase Lourau (1995, 1997). Respecto de las investigaciones empíricas ‒campo de análisis‒ véase por ejemplo Devereux y Moos (1942), Bateman y Dunham (1948), Devereux y Weiner (1950), Stanton y  Schwartz (1954).  El caso de Georges Devereux resulta paradigmático pues reúne las distintas disciplinas en su misma persona; a la vez antropólogo y psicoanalista, a finales de la década de 1940 realiza investigaciones sobre las relaciones sociales y laborales en el medio hospitalario, así como en prisiones (Devereux, 1949; Bloch, 2000).

[2] Vg. Clemmer (1938, 1940), Hayner y Ash (1939) Hayner (1943), Weinberg (1942), Farrow (1942), Silverman (1943), Farber (1944), Bennett (1950), Ellis (1950), Cantine y Rainer (1950), Scudder (1952),  Harper (1952), Bryan (1953), Hannum (1953), Mack (1954).

[3] Para los trabajos sobre personas internadas véase Gilmore y Brody (1930), Main (1946), Baterman y Dunham (op. cit), Devereux (op. cit), Stanton y Schwartz, (op. cit). Respecto del personal hospitalario véase  Rowland (1938, 1939), Caudill, Redlich, Gilmore y Brody (1952), Devereux y Weiner, (op. cit).

[4] Los primeros testimonios publicados sobre los campos de concentración fueron, entre otros, los de Bettelheim (1943), Friedman (1945), Rousset (1945), Adelsberger (1946, 1952), Frankl (1946), Kogon (1946), Anteleme (1947),  Levi (1947), Levy (1947), Millu (1947).Respecto de las organizaciones laborales, Peter Druker, luego de interesarse por política económica, el totalitarismo y la cuestión judía (1933, 1936, 1939), se orienta hacia las corporaciones empresarias (1945, 1950). Antes, Elton Mayo (1933) había inaugurado los estudios sobre psicosociología industrial; y luego Elliot Jaques (1951) comenzará sus desarrollos en Tavistock Institute of Humans Relations.

[5] Vg. Hughes (1942), Barnes (1942), Hiller (1942), Znaniecki (1945), Hertzler (1946), Gurvitch y Moore (1947).

[6] “Bajo el gobierno de coalición de Churchill, luego bajo el gobierno laborista de Attlee, se votó una serie de leyes, entre 1944 y 1949. Estas leyes organizaron o reorganizaron el conjunto de los servicios sociales británicos sobre base de distintos estudios e informes previos (…) El sistema de Seguridad Social se reorganizó totalmente luego de la publicación del informe sobre Seguro social y servicios asociados de Lord Beveridge en 1942” (Guillot, 1976 [1970]: 56-57). (La traducción es mía –CV- como lo será de aquí en adelante para toda cita cuya referencia bibligrafica no figure en lengua castellana).

[7] Wilfrid Bion, John Rickman y Michael Foulkes.

[8] Sobre el final de la década Rusell Barton (1959) acuñará el concepto de neurosis institucional.

[9]Jean Oury refiere que durante la ocupación el hospital de Blois fue desmantelado y la mitad de los internados librados a su suerte (Oury, 1978).

[10] Las primeras experiencias de psicoterapia institucional se llevan a cabo, entre otros, en los hospitales de Lyon, Rouen, Fleury-les-Aubrais, Villejuif, Ville-Evrard, y Lommelet.

[11]  Se trata del Instituto Cooperativo de la Escuela Moderna.

[12] Como por ejemplo, la Federal Emergency Relief Administration, el National Institute of Mental Health, el Group for the Advancement of Psychiatry, la Fundación Rockefeller, etc.

[13] “El carácter binario de las instituciones totales me fue señalado por Gregory Bateson” (Goffman [1961] 2004: 21). Respecto de la incidencia del concepto véase, por ejemplo, Clark (1964), Lourau (1970) y Garland (2001).

 

textos/n-como-objeto-de-estudio

22:54hs, 1 de Octubre de 2014 (GMT)